Iluminación de rendijas para el Blaibach Concert Hall

La iluminación proviene de la ranuras, lo que provoca la sensación de que es luz natural filtrándose a través de las paredes.

peter-haimerl-konzerthaus-blaibach-germany-designboom-04Como parte de un proyecto de desarrollo urbano destinado a revitalizar al centro de Blaibach, Alemania, el arquitecto Peter Haimerl ha diseñado una sala de conciertos de la ciudad como una piedra rectangular que emerge de la tierra con una orientación inclinada.  El salón de conciertos se encuentra al lado del nuevo centro comunitario y complementa el espacio de una nueva plaza del pueblo que se realizó con fondos del Estado.

La inclinación del edificio produce la pendiente necesaria para ubicar los asientos del auditorio, a la vez que crea la entrada principal del edificio desde la plaza pública adyacente. En el interior, las superficies de la sala se realizan gracias a la superposición de paneles prefabricados de hormigón, cuya composición oculta la iluminación y regula las cualidades acústicas del espacio.

Al entrar en el edificio de la nueva plaza del pueblo de Blaibach, los huéspedes descienden por una escalera debajo del ángulo para llegar a una entrada que contiene el acceso, que está cubierto de madera en las áreas funcionales, tales como los vestuarios, baños y un bar. El espacio circula por el volumen inclinado, lo que lleva a la sala de conciertos interior. Este espacio ha sido diseñado para las características particulares de las actuaciones musicales.

peter-haimerl-konzerthaus-blaibach-germany-designboom-06Las superficies inclinadas dominantes de la sala de conciertos se basan en las especificaciones acústicas e incluyen, además de luces LED, también absorbedores de graves detrás de las rendijas de luz, así como debajo de los escalones para una acústica óptima. El hormigón en la sala está sin tratar, lo que ayuda a absorber los tonos medio.

Dentro de la sala, una serie de capas angulares se superponen con una orientación específica. Los LED están integrados discretamente dentro de las paredes y el techo, para producir luz indirecta a través de las superficies de hormigón sin terminar y provocar una aparente variación en la textura. Se pretende que los asientos del auditorio sean visualmente transparentes y aparentemente flotantes, compuestos por sillas de alambre de acero con el apoyo de aletas delgadas debajo. Estos asientos parecen flotar por encima de unas nuevas ranuras de luz.

La temperatura de color de la iluminación que proviene de la ranuras es bastante fría, lo que le provoca la sensación al auditorio de que es luz natural filtrándose a través de las paredes a la mitad del día. Esto es la parte más importante en cuanto al diseño lumínico; ya que también le da al espacio un aspecto menos encerrado, donde fluye el aire.

La iluminación del escenario es un poco más cálida y está en concordancia con el color de la alfombra para crear armonía. El escenario es uno de los lugares con mejor iluminación dentro del salón de conciertos, seguramente para retener de una mejor manera la atención del auditorio, así como para brindar un contraste entre el concepto sórdido que tenemos sobre una cueva -o un hoyo en el piso como lo es este salón-  y lo que representa esta construcción. La iluminación desmiente nuestra forma de acceder a un hoyo en el suelo y lo convierte en una experiencia distinta y agradable. Además de eludir cualquier sensación de claustrofobia.

El salón de conciertos de Blaibach es un excelente ejemplo de lo que puede hacer un buen arquitecto con poco espacio y una muy buena iluminación.

Foto: Edward Beierle/foto design

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: