Certificación LEED, cada vez más importante en México

Hasta hace unos años los profesionales de la Arquitectura al proyectar una obra no se detenían en contemplar cuál podría ser el impacto que su realización podría causar al ambiente, importaba el aspecto estético por sobre lo demás. Paulatinamente, en la formación académica la edificación ecológica fue cobrando importancia, y en algunos casos el tema se volvió prioridad.

Más allá de las aulas, la Arquitectura ha retomado un rumbo hacia el cuidado ambiental y en esa reorientación ha encontrado nuevos nombres o vertientes, por lo que es llamada “Bioclimática”, “Verde”, “Sustentable”, “Sostenible” o de algunas otras maneras, pero todas con el mismo objetivo: ser sensibles respecto a la naturaleza para proteger al medio ambiente. ¿Cómo lo consiguen? El principio en el que operan es minimizar el consumo energético y material mediante la eficiencia de sus procedimientos, y con ellos disminuir la contaminación ambiental, sin dejar de lado la comodidad del usuario.

La Arquitectura en este rubro cumple con diversas exigencias y compromisos, mismos que van desde conseguir una alta eficiencia energética que derive en ahorros de todo tipo para el usuario final de la obra, hasta los que se adecuan al medio totalmente. En otras palabras, acciones como limitar el impacto visual de la construcción para cuidar el paisaje, o propugnar el ahorro de agua mediante sistemas complementarios, como la introducción de redes separadoras de aguas grises y negras, la depuración selectiva por filtros verdes o la captación de agua de lluvia, por mencionar algunos ejemplos.

Igualmente importante para la Arquitectura Sustentable son todos sus procesos constructivos, partiendo desde la extracción de los materiales, su elaboración industrial, su puesta en obra, uso, reciclaje y destrucción, nuevamente como simples ejemplos.

Iluminet pudo conocer más acerca de la Arquitectura Sustentable o Sostenible al conversar con Sandra Luna Moreno, diseñadora de iluminación: “La edificación sustentable es la tendencia que ha marcado el mundo para detener el daño que se ha hecho al planeta en materia de Arquitectura; ahora todo está enfocado a afectar a la naturaleza lo menos posible en una construcción, y no importa cómo participes en ella, es decir, siendo ingeniero, arquitecto, interiorista, diseñador de iluminación o cualquier labor que realices deberás cumplir con ese lineamiento”.

A su vez, Javier Ten, quien ha participado en proyectos arquitectónicos sustentables desde el área de iluminación comenta sobre el tema: “No hablamos de una moda, aunque parezca por la forma en que recibimos la información a través de los medios, por la frecuencia con la que se habla del tema de sustentabilidad, de huella de carbono, de Arquitectura Verde y demás. Se podría pensar incluso, como sucede con muchas otras cosas en México, que un concepto llega de otros lados y lo adoptamos de forma tardía, pero la realidad es distinta. Tarde o temprano todos vamos a tener que tomar en cuenta la idea de Sostenibilidad.”


Certificado LEED

El concepto de Arquitectura Sustentable o Sostenible ha dado pie a la creación de organismos que pueden acreditar o certificar una obra arquitectónica bajo parámetros ambientales, ecológicos y de ahorro de energía. Podemos hablar de su surgimiento desde 1994 y entre las más importantes a nivel mundial se encuentran:
The Leadership in Energy and Environmental Design (LEED), Estados Unidos.
Code for Sustainable Homes, Reino Unido.
• EnerGuide for Houses, Canadá.
House Energy Rating/Green Star, Australia
World Green Building Council

Actualmente la más utilizada y reconocida es LEED (se traduce como Liderazgo en Diseño Ambiental y Energético), programa de certificación ideado por Green Building Council de Estados Unidos (USGBC) para el mercado de ese país pero que es cada vez más utilizado a nivel mundial.

Se trata de un programa exigente y riguroso, que se evalúa constantemente e incorpora nuevos conceptos periódicamente, principalmente en base a las nuevas tecnologías surgidas y a los estudios que se han realizado sobre edificios ‘verdes’ que llevan operando ya varios años.

LEED es un sistema flexible, por lo mismo hay diferentes versiones dependiendo de las características de una obra o edificio:
• Casas
• Desarrollos Habitacionales / Condominios (LEED-ND).
• Diseño de interiores y construcción (ID&C)
• Núcleo y Estructura (CS)
• Diseño de edificios y construcción (BD&C)
• Escuelas, Hospital, Laboratorios y Comercio
• Edificios existentes: operaciones y mantenimiento (BO&C)

Para poder medir si un edificio ha conseguido la definición de “verde” cada sistema de clasificación LEED incorpora siete categorías:
• Sistemas sustentables
• Eficiencia del agua
• Energía y atmósfera
• Materiales y recursos
• Calidad del ambiente interior
• Innovación del diseño
• Prioridad regional

De acuerdo al sistema de clasificación al que se inscribe el proyecto a LEED y al puntaje de créditos sumados de las diferentes categorías se asignará al edificio uno de los siguientes niveles de acreditación —en orden ascendente—: certificado, plata, oro y platino.

LEED estima que la práctica de sus lineamientos, en comparación con una obra en el orden tradicional, puede reducir en consumo de energía de 24 a 50%, las emisiones de CO2 de 33 a 39%, uso de agua de 40%, así como ahorro por manejo de residuos del 70%.

¿Y la luz?

Sandra Luna es uno de los pocos profesionales mexicanos que tienen el título LEED AP (en inglés Accredited Profesional). “La certificación LEED es uno de varios caminos a seguir para poder diseñar una construcción sustentable, la cual sigue parámetros estadounidenses, pero hay otras igualmente eficientes que comparten los principios de USGBC: promover el `Triple Bottom Line´ (economía, responsabilidad social y respeto al medio ambiente). Es importante hacer mención que un proyecto sustentable puede llevarse a cabo sin seguir los parámetros LEED, e incluso rebasarlos”, especifica.

La especialista comenta que la iluminación dentro de los parámetros de LEED se enfoca principalmente al ahorro energético, y para ello se toman en cuenta diversas variantes, como el sitio de edificación para el mejor aprovechamiento de la luz natural, pues se trata del elemento que da la pauta para el diseño de iluminación de la obra; lo que sigue es seleccionar las tecnologías de iluminación adecuadas al proyecto que garanticen el ahorro energético a lo largo de la vida del edificio e implementar sistemas de control como complemento a lo anterior. “Sin embargo, se contemplan conceptos aun más elaborados, como el hecho de minimizar la contaminación lumínica proveniente del interior de las construcciones que afecta a los ambientes exteriores nocturnos, y que para muchos no es un elemento a considerar”, agrega la arquitecta Luna Moreno.

Javier Ten, quien es aspirante a la acreditación LEED, nos comparte su apreciación: “El concepto LEED en México es cada vez más importante y es del interés de más gente; los grandes desarrolladores de nuestro país están incursionado en ello con gran compromiso, lo cual repercute en todos los demás ámbitos que envuelven a la Arquitectura y Construcción.

“En nuestro país ya hay edificios certificados LEED y hay un número importante que están en proceso de desarrollo; muchos de ellos realizados bajo estos objetivos son a solicitud del cliente, quien han oído hablar del término o lo conoce de algún modo.

“Cabe mencionar que parte del beneficio para los inversionistas es que sus edificios, al adoptar estrategias sustentables, tienen más plusvalía. Por ejemplo, muchas compañías extranjeras buscan ya como parte de sus políticas inmobiliarias rentar en edificios `verdes´ porque saben que los costos operativos serán menores y porque sus empleados gozarán de ambientes más confortables. Una característica inherente en este tipo de proyectos es dotar a los espacios de luz natural y de vistas para todos los usuarios, lo cual repercute en su bienestar y productividad.”

Por otra parte, vale la pena puntualizar que la inversión por concretar un proyecto sustentable rebasará los presupuestos de una obra convencional y, según los expertos, son costos recuperables a tres años en promedio, por los ahorros que propicia. Al respecto Sandra Luna comenta que “quien te contrata para participar en un proyecto con certificación LEED piensa en invertir en profesionales, en equipos y materiales que te darán más de lo normal; no obstante, para cuidar la inversión, el trabajo en conjunto de los profesionales debe realizarse desde la primeras fases del diseño del proyecto, porque si ya transcurrido éste se quieren incorporar ideas sustentables, puede resultar muy costoso en tiempo, dinero y trabajo”.

Es claro entonces que es absolutamente posible desarrollar edificios sostenibles que conjuguen objetivos económicos, estéticos y funcionales, como en cualquier proyecto arquitectónico, con el plus que te brinda el concepto “sustentable”.

Finalmente, el arquitecto Javier Ten apunta que ya existe el Programa de Certificación para Edificaciones Sustentables (PCES) en la Ciudad de México, el cual está más cercano a nuestra realidad, ya que se basa en Normas nacionales con las que los especialistas están familiarizados. Agrega que, a diferencia de otros programas, este sistema cuenta con incentivos fiscales al impuesto predial y al impuesto sobre nóminas, por lo que seguramente se volverá muy atractivo para los desarrolladores de inmuebles.

“Los proyectos sustentables tendrán un nicho importante en el mercado muy pronto, ya sea por influencia de otros países o por iniciativa local. Poco a poco habrá más consultores y especialistas certificados en todas las categorías, y ello nos beneficiará a todos”, finaliza el arquitecto Ten.

Imágenes: Green Building Education Services

14 comentarios en “Certificación LEED, cada vez más importante en México

  1. Pingback: Certificación LEED, cada vez más importante en México – Iluminet, Revista de iluminación | Estudios de Arquitectura la Plata
  2. Hola es muy interesante como va tomando fuerza el ahorro de energia electrica, en aspectos de iluminacion, me gustaria saber mas sobre leed con respecto a tablas de comparacion de lamparas convencionales y leed, gracias

  3. Pingback: Certificación LEED, cada vez más importante en México Arquitectura Urbana
  4. Pues sí que es importante ahora el cuidado del medio ambiente y se debe aplicar a todo…no sólo a focos ahorradores o calentadores solares por mencionar un ejemplo, si no que deberían implementar leyes que sancionen a las inmobiliarias, constructores y desarrolladores que finquen en lugares inadecuados…el ejemplo más claro y más reciente es lo que ha pasado en Monterrey, esos fraccionamientos fincados en los cerros, cerca de los cauces de los ríos…en esta ocasión el mal tiempo no sólo afectó a la clase baja que tiene casas de madera y cartón si no fraccionamientos residenciales, ojalá con que el tiempo se implementen esas medidas en México aunque lo dudo…mientras tengamos el nivel de corrupción que prevalece aquí pues….será difícil pero bueno tener un comienzo sería alentador.

    Muy buen reportaje por cierto……un abrazo

  5. En Colombia como estamos con este tema?
    Que buen comienzo, considero importante formar conciencia del cuidado ambiental para nuestro planeta empleando toda tecnología que aporte este beneficio.
    Me uno con cualquier granito de arena que pueda aportar para este fin
    Adelante con todas estas iniciativas
    … Exitos

  6. que interesante es la adecuada utilizacion de los recursos para los fines estèticos y cientificos ¡felicidades por esta investigacion! y gracias por mantenerme informada.

  7. Muy buenas tardes,

    Por medio de la presente me dirijo a ustedes, ya que estamos concursando para un proyecto que requiere la certificación LEED y quiera saber si me podrían asesorar acerca de los puntos que debe cubrir el área de Sistemas de Aire Acondicionado.

    Muchas gracias.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: