¿Cómo iniciar una casa sustentable energéticamente?

Cuidar el ambiente, conciencia ecológica, ahorro de energía y sustentabilidad son términos de uso cada vez más común entre todos nosotros. Las entidades gubernamentales, escuelas, empresas e industrias emprenden acciones en pro de estos enunciados, pero ¿hay algo más que podamos hacer de forma individual?

Un primer paso muy importante con el cual podemos colaborar en la salud de nuestro planeta es adaptar un sistema fotovoltaico (que transforma energía solar en eléctrica) a nuestra casa. Llevarlo a cabo involucrará a la familia y el efecto en su formación ecológica será para toda la vida.

Aunque llevarlo a cabo puede parecer en principio muy elaborado y costoso, en realidad no lo es tanto y puede avanzarse paso a paso de acuerdo al presupuesto del que se disponga. El ingeniero Jesús Zamora, jefe de Ingeniería de Waltho Energía Renovable, empresa especializada en proveer soluciones integrales por medio de energías renovables, detalla a Iluminet los pasos a seguir para lograr una casa sustentable energéticamente; el ejemplo aplica a México, pero igualmente puede adaptarse a cualquier país.

“En primera instancia hay que reconocer y valorar la zona geográfica del país en la que se quiera iniciar el proyecto —inicia el ingeniero Zamora, y agrega—; si se trata de una casa ya establecida, hay que conocer cómo es el suministro de energía eléctrica.

“El siguiente paso es hacer el cálculo de gasto de energía a partir del recibo de consumo por parte de la compañía que la suministra, a fin de conocer el gasto de watts por día. Para ello también se realiza un reporte del número de aparatos electrodomésticos en la casa (radio, televisiones, refrigerador, horno de microondas, etcétera) y la cantidad de focos”.

Una vez concluido el estudio se presenta al cliente un bosquejo de la proyección del sistema a implementar y su costo total; éste contiene equipos y materiales que requiere la casa de acuerdo a lo que se desee alcanzar y al presupuesto con el que se inicie el proyecto.

Entonces, el primer paso es comprar paneles FV que se instalarán en el techo de la casa; es muy importante que sobre éste no haya objetos que proyecten sombras que impidan la captación de energía solar. El equipo fotovoltaico se complementa con un controlador, un inversor, y las baterías necesarias para almacenar la energía y suministrarla a los servicios; sus capacidades pueden variar de acuerdo a la necesidad de la carga máxima que requiera el usuario.

“Hay opciones para que el sistema sea escalable —puntualiza Jesús Zamora—, todo depende del capital con el que cuente el usuario para realizar la inversión; en este caso el proyecto tiene que ser diseñado de manera que se considere controlador, inversor, baterías y paneles necesarios como primera etapa del proyecto, para que cuando el usuario desee crecer solamente adquiera paneles FV y baterías hasta hacer el sistema FV que por si solo cubra todas las necesidades de la casa y sea totalmente autónomo de la compañía que suministra la energía eléctrica”.

Vale la pena mencionar que con el paso del tiempo los paneles son más eficientes y pueden ser más baratos, lo cual ayudará a que el proyecto concluya en menos tiempo.

Ahora bien, existen 2 tipos de aplicaciones:

Sistema tipo interconexión a la red. Cuando hay suministro de energía eléctrica el usuario tiene que tramitar un contrato de interconexión a la red para la instalación de un medidor bidireccional; en este caso el uso de baterías ya no es necesario por lo cual se puede tener un ahorro en el costo de inversión del 20 – 25 %. Lo que sucederá es que la casa es alimentada por la red eléctrica y la energía producida por el sistema FV será inyectada a la red, de esta manera se tendrá un saldo a favor o en contra de kilowatts, por lo cual en caso de pasarse del consumo se pagará a la compañía de energía eléctrica y en caso contrario no deberá hacerse pago alguno.

Sistema tipo isla. Al decidir el usuario ser independiente a la red eléctrica o no contar con suministro de energía de la red (en caso de zonas alejadas o rurales), el sistema FV debe contar con baterías de ciclo profundo, las cuales almacenarán la energía eléctrica cosechada por los paneles FV, la cual será suministrada a todas las necesidades de la casa.

El experto de Whalto Energía Renovable puntualiza lo siguiente. “Finalmente, quienes habiten la casa deberán aprender una cultura del ahorro de energía, pues el hecho de que no se pague más el suministro de energía eléctrica no quiere decir que podemos tener lámparas y focos encendidos todo el día sin que haya necesidad de usarlos, y de igual manera con los aparatos electrodomésticos.

“Esta cultura deberá hacerse extensiva a los vecinos y a todas las personas que pueden compartir nuestros intereses, y en eso también nosotros los podemos asesorar para brindarles todo el conocimiento sobre ahorro de energía doméstica. Debemos asumir un compromiso ecológico con el medio ambiente e invitar a nuestra comunidad a seguirlo”, concluye.

Hacer una casa autosustentable energéticamente no es tan complicado como puede parecer, así que si usted planea implementar un proyecto así busque asesoría de verdaderos profesionales para crear un sistema fotovoltaico paso a paso. Los resultados más allá de lo económico tendrán que ver con una cultura familiar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: