La serpiente de Conpenhague

Con esta obra aumenta la seguridad para los ciclistas y se mejora el espacio urbano durante la noche

IMG_9067

El despacho de arquitectura Dissing+Weitling trabajó de forma conjunta con el municipio de Copenhague para diseñar la “cykelslangen”, una ciclopista elevada que atraviesa el puerto de la ciudad, alejando a los ciclistas de la parte congestionada de transeúntes.

El puente comienza en Havneholmen y continúa en un curso sinuoso a lo largo de Fisketorvet hacia la entrada principal del centro comercial. La nueva ciclovía en la capital danesa permitirá a los peatones usar todo el muelle y evitar colisiones con las personas que viajan en bicicleta; así como una ruta para que los ciclistas transiten de una forma más eficiente, mientras experimentan una vista única y emocionante.

“El área que rodea la plaza comercial de Fisketorvet  se caracteriza por un problema particular, hay dos grupos distintos de usuarios, cada uno con conflictos de intereses: ciclistas y transeúntes”, dice el representante de D+W. IMG_9033“Los ciclistas necesitan llegar fácilmente de brygge Kalvebod a la isla Brygge y usar la conexión diariamente. Ellos requieren un paso fácil y seguro a través del área. Esto se ponía en conflicto con los numerosos peatones que caminaban para llegar al centro comercial Fisketrovet o que simplemente se quedan en la zona.”

La ciclopista de 235 metros se inauguró el pasado verano de 2014 y además de otorgar una forma segura de transitar para los ciclistas ha logrado aumentar el comercio entre los locales y los visitantes. La cliclovía es de color naranja para una fácil visión de los ciclistas y está iluminada  desde arriba, desde el barandal,  para que el color brille.

La iluminación nocturna fue pensada tanto para iluminar de forma segura el camino como para hacer del camino un elemento decorativo que añada estética al espacio urbano durante la noche. Además, se pensó esta iluminación para dar un efecto de flotación a la ciclovía y para evitar el uso de postes que ensucian la vista.

La luz que apunta directamente hacia el piso de la ciclovía provoca que el color naranja destaque aún más entre los edificios de colores neutros y el agua gris. Más que un camino, la cilopista parece un adorno de la ciudad, una escultura que se mueve entre los edificios.

La ciclovía serpentea por entre los edificios a la altura del primer piso y le permite a los ciclistas ir de un lado a otro sin tener que cargar sus bicicletas por las escaleras.

La noticia de la ciclopista fue una buena nueva para los habitantes de Copenhague ya que el 50% de las personas que se mueven en la ciudad son ciclistas; 12 500 de ellos serán beneficiados gracias a “cykelslangen”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: