Crece la sensibilidad a la iluminación cuando menos dinero hay para proyectos de calidad

En la Edad Media, Valladolid (315.000 habitantes) estaba bañado por una red de ríos. Ahora, Rafael Gallego y Lara Elbaz, de la empresa Aureolighting, los han recuperado en forma de haces de luz que guían a los ciudadanos y turistas por los edificios singulares de la ciudad. Su proyecto, Ríos de Luz, no solo les ha valido el aumento de pernoctaciones de turistas que pretendía, sino también el prestigioso Premio City People Light 2011. Ambos explican las claves de su original propuesta a Iluminet.

Marta Fernández, Madrid º

-¿En qué consiste Ríos de Luz?

-Rafael: Es una ruta lumínica en una ciudad, Valladolid, por un conjunto de monumentos iluminados, que mantienen una coherencia y forman un conjunto para crear una ruta que sea un nuevo atractivo para la ciudad.

-Lara: Existe una historia, un leit motiv, que va uniendo las diferentes áreas y edificios, de modo que las personas van siguiendo ese camino.

-¿Cuál es ese leit motiv?

-Rafael: En la Edad Media, Valladolid se estableció en una zona que era un cruce de caminos y un delta donde había mucha agua, lo que permitía tener buenas cosechas. Cuando la ciudad fue creciendo, el agua se fue convirtiendo en un problema, porque los ríos pasaron a ser cloacas. Y en el siglo XVIII se decidió canalizar los riachuelos y sacarlos de la ciudad, para sanearla y permitir que creciera. Los vallisoletanos tienen cierta añoranza por esos ríos, por lo que nosotros hemos intentado recuperarlos de manera virtual.

-Esa es, obviamente, la explicación del nombre, Ríos de Luz.

-Lara: Exacto. La idea surgió a raíz de bastante investigación por nuestra parte, a través de visitar la ciudad, hablar con la gente, conocer su historia… Y eso nos llevó a darnos cuenta de la importancia que tenían los ríos para la gente y a pensar en recuperarlos de una manera simbólica y poética.-¿Cómo comenzó el proyecto? ¿Fue un encargo, una propuesta…?

-Rafael: Surge de una necesidad expresada por el Ayuntamiento de Valladolid: buscar la mejora del número de pernoctaciones de turistas tras la puesta en marcha del AVE (tren de alta velocidad) desde Madrid, que había hecho aumentar el número de visitantes, pero de estancias de un solo día sobre todo. A principios de 2009, Phillips plantea al Ayuntamiento generar un atractivo lumínico y nos contratan a nosotros para diseñarlo. Después también hemos colaborado con Indal y con Elpa, la instaladora.

-¿Cuánto tiempo han trabajado en este proyecto?

-Rafael: Solo en la fase inicial (recoger la información y desarrollar el concepto), estuvimos trabajando unos cuatro meses. Después, desde que empezamos a montarla hasta que se inauguró la ruta, a finales de 2010, casi dos años.

-Lara: Hubo un periodo muerto entre medias, el de búsqueda del dinero, porque el Ayuntamiento tenía que buscar fondos, algo nada fácil en estos tiempos de crisis.

-Rafael: De hecho, cambiamos el enfoque para incluirlo en unos planes de inversión estatal que iban dirigidos a hacer obras que mejoraran el gasto energético.

-Lara: Pero fue algo muy fácil, porque es tema que ya habíamos tenido en cuenta.

-¿Qué inversión ha supuesto?

-Rafael: Al final, el coste total ha sido algo inferior al millón y medio de euros, una cifra que incluye el material, la obra civil, la instalación, la dirección de obra… Todos los costes.

Foto: Luis Laforga

-¿Cuál ha sido la acogida entre los ciudadanos?

-Lara: Excelente.

-Rafael: Todos los datos que maneja el Ayuntamiento son muy positivos. Ellos reparten guías individuales (unas 10.000 en un año) y también hacen paseos con guía (unos 5.000 en un año) y, en ambos casos, tienen muy buenos resultados. Y tienen la intención de promoverlo aun más.

-Lara: También han comprobado que ha mejorado el número de pernoctaciones, como pretendían. El Ayuntamiento está muy satisfecho con el resultado, tanto para los propios habitantes de la ciudad, como para los visitantes.

-¿Qué tecnología se usa en este proyecto?

-Lara: Hay una combinación de materiales. A nivel de fuentes de luz, utilizamos básicamente LED halógenos metálicos y fluorescencias. Después, usamos diferentes métodos: iluminación por proyección; integrada en las fachadas; para recrear la ruta, usamos un verde azulado que encontramos en diferentes elementos, normalmente del mobiliario urbano. Nos hemos intentado adaptar al máximo a la ciudad.

-¿Se utilizan diferentes elementos en función de cada zona?

-Lara: No, no en función de la zona, sino de la necesidad en cada caso.

-Rafael: Todos los edificios se han iluminado manteniendo una coherencia, cada uno de ellos, al ser diferente, ha requerido algunos aspectos distintos para destacar la propia personalidad de ese edificio. Además, nos hemos adaptado al entorno, en algunos teníamos espacio suficiente para hacer proyección, otros que podíamos situar producto en el edificio, otros en los que no lo permitía el departamento de Patrimonio…

laforga
Foto: Luis Laforga

-¿Pueden poner algún ejemplo?

-Rafael: Se nos prohibió hacer agujeros en los edificios, solo podíamos utilizar los ya existentes. Entonces, en muchos edificios que no estaban iluminados antes (de una treintena, solo 14 lo estaban), no pudimos poner iluminación integrada.

-¿Qué distingue a su proyecto?

-Lara: Sobre todo, hemos buscado una manera de unificar el aspecto visual de Valladolid e informar a la gente sobre los usos de sus edificios singulares. O sea, clarificar la lectura de toda la ciudad. Eso nos llevó a elegir un código de colores. Litúrgico (morado) para los edificios eclesiásticos, Valladolid (granate vino) para los culturales y verde río como hilo conductor.

-¿Hay una programación temporal?

-Lara: Es un proyecto que no tiene tiempo de finalización, sino que se pretende que vaya creciendo.

-¿Ya trabajan en la ampliación?

-Rafael: Poco a poco se va incorporando algún monumento más. Ahora mismo estamos trabajando en el próximo, pero aún no tiene fecha.

Foto: Luis Laforga

-Este premio ha venido a reforzar su idea.

-Lara: A la ciudad le beneficia mucho, le ha dado visibilidad internacional. Para nosotros no cabe duda de que también es bueno, aunque no se ha materializado aún en nada concreto, esperemos que lo haga pronto.

-¿En qué otros proyectos están trabajando?

-Lara: Estamos trabajando en proyectos más pequeños, muchos fuera de España, sobre todo en Oriente Próximo, y básicamente en el ámbito comercial.

Santiago-Señal luis laforga
Foto: Luis Laforga

-¿Cómo valoran el momento que vive la iluminación en España?

-Rafael: Es muy curioso porque, por un lado, el nivel de sensibilidad hacia la iluminación y hacia el valor que aporta la luz, aunque sea lentamente, va creciendo, pero, por otro, es el momento en que menos dinero hay para desarrollar proyectos de calidad. La poca gente que está construyendo está intentando hacer las cosas más básicas y más baratas posible.

-Lara: La gente se va dando cuenta de la iluminación que aporta contar con un equipo de iluminación, pero ahora mismo no pueden invertir en ello.

-¿Y fuera? ¿En América Latina?

-Rafael: Sabemos que hay mercados que están creciendo mucho y que la situación en muchos lugares se está estabilizando y está creciendo. También sabemos que hay muy buenos profesionales; creemos que tienen un buen momento, un momento dulce para que se aproveche. Pero no estamos intentando hacer las Américas, de momento estamos aquí, no decimos que no a colaboraciones, pero en principio no tenemos previsto expandirnos por allí.

Lara y Rafa
Lara Elbaz y Rafael Gallego

º Marta Fernández es corresponsal de Iluminet en España

0 comentarios en “Crece la sensibilidad a la iluminación cuando menos dinero hay para proyectos de calidad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: