Cuernavaca: tres jornadas por el día internacional de la luz

Académicos y artistas compartieron con el público su sentir y pensar sobre la luz con un amplio programa

Video maping sobre la pirámide de Teopanzolco.

El 16 de mayo, fecha del descubrimiento del láser en 1960, fue declarado como el día internacional de la luz por la UNESCO. En México, Cuernavaca, Morelos fue el principal centro de las celebraciones. El festejo reunió a académicos, investigadores, artistas, estudiantes en distintas ciudades de México y también alrededor del mundo. El tema de la luz congregó en este día a una gran comunidad internacional lo cual resalta su importancia.

Inauguración

La inauguración de los festejos tuvo lugar en el moderno Centro Cultural Tepozolco, frente a las antiguas ruinas prehispánicas de las cuales toma su nombre. Los objetivos de sustentabilidad de la UNESCO para el 2030 fueron presentados en un video por el recientemente fallecido Stephen Hawking, a los cuáles el Día Internacional de la Luz busca coadyuvar para darlos a conocer y generar conciencia. Hay que reconocer que suenan a objetivos casi utópicos, pero que no deben de ser dejados de lado. La luz que es energía, la luz que es vida y que es sociedad se relaciona con aquellas metas y por ello su celebración se da en el contexto de la persecución de estos objetivos. Sin estar presente, pero a través de un video, Nuria Sanz representante de la UNESCO en México dio un contexto sobre la iniciativa del Día Internacional de la Luz que tuvo en México a uno de sus principales impulsores.

Cristina Faesler, Secretaria de Cultura de Morelos, dio unas palabras sobre la importancia de la luz en la vida. Le siguió Cecilia Ramos, directora de la organización del evento, quien tomó la palabra para resaltar la participación de Morelos. Finalmente, en conjunto Cristina Faesler, Brenda Valderrama Secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación de Morelos y Topiltizin Contreras, Secretario de Desarrollo Sustentable inauguraron los festejos por el Día Internacional de la Luz.

Cecilia Ramos en la inauguración en el día internacional de la luz.

Se invitó al público presente a visitar las piezas artísticas de iluminación instaladas en el espacio. El Centro Cultural se vistió con una bella iluminación; a los barandales del recinto los acompañan unas luminarias que con tenue luz cálida delineaba el espacio respetando la oscuridad del cielo. En el lugar se encontraban, como parte de las actividades, un par de telescopios a través de los cuales el público pudo realizar una observación nocturna. En las ruinas prehispánicas frente al Centro Cultural se proyectó un video maping, que a través de luz contó aspectos de la historia del lugar y la civilización que lo había erigido.

Pieza de Omar Gómez en la inauguración del día internacional de la luz.

Jueves 17 de mayo, segundo día

Las actividades del segundo día consistieron en una serie de mesas, que se llevaron a cabo en el auditorio del Museo Robert Brady, a espaldas de la Catedral de Cuernavaca. El título de la primera mesa fue “La mujer y la energía”. En ésta destacó la asistencia de un público amplio dentro de los que se encontraban estudiantes de preparatoria, al grado de que el pequeño auditorio se halló repleto.

La primera en hablar fue Alicia Juárez, su presentación se tituló “Mujeres, investigación y luz”. En ella expuso algunos de los tipos de energía existentes (geotérmica, eólica, solar, hidráulica) sus ventajas y desventajas.

La siguiente participación fue la de la investigadora Margarita Tecpoyotl con la conferencia “Mujeres en ingeniería”. En ella destacó la poca proporción de las mujeres dentro de la disciplina, sólo un 18% y aun menor en la ingeniería eléctrica, que es de un 6%. Además presentó algunos de los proyectos que grupos de estudiantes y ella han desarrollado y que han merecido reconocimiento internacional.

Karla Sandoval, de enfoque humanísitco, presentó la conferencia “Mujeres al claro de la sombra. La luz como símbolo”. En su exposición realizó un análisis de poesía, novelas, obras pictóricas y de acontecimientos históricos, donde demostró la relación entre la mujer y la feminidad con la luz.

Sentadas de izquierda a derecha: Cecilia Ramos, Karla Sandoval, Margarita Tecpoyotl, Alicia Juárez.

Entre mesa y mesa hubo un breve descanso en el bello jardín del museo tras el cual regresamos para hablar de “La energía en el siglo XXI”. El primero en presentar fue Carlos Tejada, de la UNESCO, que ahondó en los objetivos para el desarrollo sostenible a cumplir para el año 2030. Señaló que los objetivos está interrelacionados uno con otro, que es un camino conjunto y que ninguno se puede dejar atrás.

El Dr. Camilo Aranzabia del Instituto de Energías Renovables, de la UNAM, presentó “Energía solar para el siglo XXI”. El académico habló del uso de las energías renovables en comparación con las energías convencionales no renovables; las primeras han tenido un avance, rápido pero insuficiente.

Por último, el investigador Rodolfo García indicó que la clave para la sustentabilidad no es inventar nuevas tecnologías de punta sino usar lo que ya se conoce. Lograr el avance será posible cuando se abarate la producción eléctrica de las fuentes de energía alterna que, al fin y al cabo, es uno de los aspectos fundamentales.

Sentados de izquierda a derecha: Camilo Arancibia, Zaira Espíritu, Carlos Tejada, Rodolfo García.

Después de unas horas de descanso para despabilarse y comer, la tercera mesa tuvo como tema “La luz ante el patrimonio cultural”. La primera conferencia fue la de Celia Fontana que tuvo como tema la sede que nos acogía: la luz en el museo Robert Brady.

Le siguió Adrián Moncada quien habló sobre la iluminación del patrimonio histórico. El fin de la luz en este contexto es extender el horario, tras la caída de la noche, en el cual pueda ser apreciada la arquitectura del espacio. El color, en su opinión, no aporta a cumplir el rol de subrayar el espacio arquitectónico, y considera que es mejor apegarse a las distintas tonalidades de la luz blanca.

El Arq. Enrique Quintero habló del proyecto de iluminación para la catedral y plaza principal de Chilpancingo, Guerrero, México. Cuando él inició el proyecto, lo hizo bajo la presión del tiempo dado que era necesario que la iluminación estuviera lista para un evento cercano. Habló del proceso que siguió, empezando por escuchar al INAH para asegurarse de que la iluminación fuera respetuosa del patrimonio. Mencionó los límites del presupuesto y de la improvisación que fue necesaria. La iluminación exterior que se diseñó pretendía evidenciar la catedral como espacio de actividad y lleno de vida. El Arquitecto también realizó una intervención lumínica sobre la fachada del Museo Robert Brady.

Intervención lumínica sobre el museo Robert Brady.

Por la noche, en el cine Morelos, se exhibieron unas piezas realizadas por artistas y estudiantes de la especialidad de diseño de iluminación arquitectónica de la UNAM. Mientras algunas de las obras se ubicaron en el vestíbulo del cine, a vista de los transeúntes que circulaban por la calle, otras dos fueron colocadas al interior de las salas, abrazadas por la oscuridad. Estuvieron presentes los artistas así como los investigadores que dieron la información e interpretación de fondo que fue base para la realización de las piezas.

Viernes 18 de mayo, tercer día

Al día siguiente por la mañana, en la antigua casa de verano de Maximiliano de Habsburgo, el hermoso Jardín Borda, se llevó a cabo la cuarta y última mesa. Eduardo Corona, biólogo investigador del INAH, habló de cómo la luz ha incidido en el surgimiento de la vida en la tierra, su evolución y en el desarrollo civilizatorio del ser humano.

Habló también el astrofísico Norberto Espíritu, de Astrofísicos en Acción. En su conferencia mostró cómo diseccionar la luz permite a los astrónomos conocer el universo, dado que a diferencia de los otros científicos, no pueden ir directamente a sus objeto de estudio. Hizo especial énfasis en las técnicas de fotometría y espectroscopia, que tienen como base el estudio de la luz, para saber la distancia y la composición de los cuerpos estelares.

Eleonora Insunza, de Cinema Planeta –proyecto para la divulgación de la ciencia y cuidado del medio ambiente entre estudiantes– platicó de su experiencia y los efectos que el proyecto ha tenido sobre los jóvenes.

En la mesa de izquierda a derecha: Norberto Espíritu, Eleonora Insulza, Héctor Corona y Cecilia Ramos.

Por último, Héctor Solano Lamphar, especialista en contaminación lumínica, impartió su conferencia desde la lejana Eslovaquia a través de una videoconferencia. Indicó la necesidad de ver los efectos, causas y particularidades de la contaminación lumínica de forma local. Argumentó puntualmente los factores que hay que tomar en cuenta, la flora como la fauna que se ven afectados, y otros factores que influyen como la contaminación atmosférica (aerosoles) que interactúan de cierta forma con la luz.

La clausura de los eventos del Día Internacional de la Luz se realizó en el Teatro Ocampo, donde se realizaron unas muestras artísticas y se mostró un video de la Dra. Ana María Cetto desde París donde a la par se realizaban celebraciones por el día internacional de la luz. Finalmente Cecilia Ramos, agradeció a todos los que participaron en la organización, dio por clausurado el evento.

En diferentes partes de México se realizaron acciones por el Día Internacional de la Luz, así como en diferentes partes del mundo, desde Colombia a Francia, desde Ghana a Chile, desde Rusia a Nueva Zelanda. La celebración por la luz, desde las múltiples ramas de las humanidades y las ciencias quedaron patentes en Cuernavaca. En adelante cada año se celebrará este día, oficializado por la UNESCO, para dar a conocer cada vez a un mayor público la importancia de la luz en las ciencias, en las humanidades, en nuestras vidas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: