Del escritorio de Jim Brodrick. Iluminación SSL en museos

Iluminet agradece a BHP Energy México la traducción de este interesante texto, escrito el 2 de marzo de 2012 por Jim Brodrick, jefe de programa Iluminación de Estado Sólido, del Departamento de Energía de Estados Unidos (DOE).

La tecnología SSL continúa desarrollándose y las aplicaciones van en aumento. Ya se extienden mucho más allá de los límites de espacios industriales, almacenes y estacionamientos para incluir espacios en donde la estética juega un papel muy importante. El nuevo informe Gateway se concentra en el Museo J. Paul Getty, en Malibú, California, donde la iluminación LED ha demostrado ser una excelente solución.

Los museos están entre los espacios más exigentes en cuanto a aplicaciones de iluminación, ya que curadores y diseñadores no sólo tienen que tomar en cuenta el ojo crítico de los espectadores, sino que además tienen que reducir al mínimo el daño causado por la luz a los objetos expuestos. Ambas consideraciones se tomaron en cuenta cuando el Museo Getty  lanzó en marzo 2011 la exposición “En busca de las tierras bíblicas: De Jerusalén a Jordania en la fotografía del siglo XIX”, con una duración de 26 semanas, la cual incluye fotografías en daguerrotipos, grabados con gran detalle en salmuera de papel e impresiones en albúmina de plata que datan de 1840 a 1905, muchas de ellas coloreadas a mano con pigmentos y colorantes altamente sensibles a la luz.

Trabajando en conjunto con el Getty Conservation Institute (GCI), el Museo reemplazó una por una lámparas halógenas PAR 38 30° de 60 watts por lámparas LED PAR 38 en  rieles que atraviesan tres espacios adyacentes de la galería, y se monitorearon de cerca los niveles de descoloración de tres fotografías de la exposición en intervalos de dos semanas para estar al tanto de cualquier daño que pudiera ocurrir.

Las lámparas LED de 2700K, con un consumo de 10.2 watts, fueron elegidas para que la calidad del color coincidiera con la de los halógenos. Las lámparas halógenas fueron filtradas, ya que emiten radiaciones ultravioleta e infrarroja, mientras que las lámparas LED no fueron filtradas, pues no emiten radiaciones. El Museo Getty utiliza normalmente pantallas de metal en las lámparas para reducir los niveles de iluminación al valor deseado en cada específico.

Durante  la exposición, la supervisión periódica de las fotografías seleccionadas mostró cambios pequeños pero detectables visualmente que no eran más de lo que se podría esperar con iluminación halógena. Pruebas aceleradas de decoloración, llevadas a cabo en paralelo por GCI en una variedad de materiales sensibles del Museo, también mostraron que el color blanco cálido de las lámparas LED no produce un deterioro mayor que las lámparas halógenas filtradas a equivalencia lux/horas de exposición y, en algunos materiales, incluso puede presentar un ligero beneficio en la conservación, aunque se necesitarían décadas para que estos beneficios se hicieran evidentes.

En cuanto a la estética, el personal del Museo respondió favorablemente a las lámparas LED, y aunque el público no fue informado acerca de su uso, los visitantes no mostraron ninguna reacción a la luz, ni positivo ni negativo, lo que sugiere que no notaron ningún cambio.

En términos de ahorro de energía y  economía, las cifras fueron especialmente importantes. Se calculó que las lámparas LED utilizadas en la demostración de Getty consumen 920 kWh de electricidad al año, en comparación con 5 mil 410 kWh de las lámparas de halógena, logrando un ahorro de 83%. En un promedio de la tasa eléctrica de USD 0.12/kWh, esto se traduce en un ahorro de USD 540 por año para el Museo. El costo total de las lámparas (USD 30 cada una), así como la frecuencia con la que tendría que hacerse se reduciría considerablemente debido a la vida útil de las lámparas LED (18.8 años, frente a los 13 meses para los halógenos). Durante un período de 10 años, el valor total actual de ahorro de energía sería de USD 4 mil 621 con un valor total actual de ahorro de costos del ciclo de vida de USD 9 mil 843 (incluido el mantenimiento) y una recuperación de la inversión simple de 2.3 años, valor corto y apetecible para cualquier estándar.

A la luz de estos resultados, el personal del museo consideró la instalación de LED como un éxito y desde entonces ha utilizado las lámparas LED para otras exposiciones.

La demostración de Getty es una de las cuatro demostraciones GATEWAY del DOE en el ámbito de los museos, siendo los otros el Museo Field de Historia Natural de Chicago, el Museo de Arte Jordan Schnitzer (en Eugene, Oregón), y el Smithsonian American Art Museum, en Washington, D.C. En conjunto, estos cuatro informes (el de la demostración del Smithsonian saldrá en breve) son una buena introducción sobre los problemas de iluminación que enfrentan los museos, y muestran cómo los productos SSL, si son seleccionados cuidadosamente ofrecen a los diseñadores, curadores y conservadores una nueva opción para iluminar obras de arte y objetos, con lo cual se consigue una reducción significativa en consumo y emisión de calor.

Una última nota: Si usted piensa ir a LIGHTFAIR Internacional en mayo de 2012 y quiere aprender más acerca de las pruebas de  iluminación LED en los museos, regístrese para la sesión del 7 de mayo en la que participaran Scott Rosenfeld, del Smithsonian American Art Museum; Jim Druzik, del Instituto de Conservación Getty, y Naomi Miller, del Pacific Northwest National Laboratory.

Como siempre, si tiene alguna pregunta o comentario puede comunicarse con nosotros al [email protected].

Esta traducción © 2011 BHP Energy México, S. de R.L. de C.V. Todos los Derechos Reservados. No se permite reproducción y distribución en manera alguna ni por ningún medio, sin previa autorización del propietario.

0 comentarios en “Del escritorio de Jim Brodrick. Iluminación SSL en museos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: