Un joven lighting designer que busca el significado de su luz

Por Mario Aburto Castellanos

Con sólo diez años de experiencia, Emrah Baki Ulas es un reconocido diseñador de iluminación que en 2008 ganó el premio internacional Young Lighter of the Year, que otorga la CIBSE, por su trabajo “Light and Modes of Appearances in Perception of Architectural Contexts”, acreedor al premio Best Presentation por la Worshipful Company of Lightmongers de Londres.

Recientemente visitó México, invitado por la Sociedad de Ingenieros de Iluminación, donde dictó su conferencia “Lighting designer vs. the evil forces of consumerism”, que abrió con la frase: “Puedo parecer ingenuo, pero con mi discurso en realidad busco el significado del diseño de iluminación y evitar el desmedido consumismo”.

Con alrededor de 30 años de edad, tenis, jeans, camisa desfajada, saco y corbata, además de sólo una línea de barba, patillas y el cabello despeinado, Emrah continúa y sostiene que los lighting designers tienen una inmejorable oportunidad de, mediante la actividad creativa, reconocer ese vínculo olvidado entre el diseño de iluminación y el consumismo. “Todas las herramientas que aprendemos a usar en esta disciplina nos capacitan para dar mayor significado y fuerza a nuestra vida, y para resolver problemas no sólo relacionados con la luz, sino también de otra índole, entre otros los ecológicos”.

Afirma que el comportamiento consumista que hemos adoptado en la disciplina del lighting design, y en la vida, si se observa en forma panorámica, ha conducido a sin sentidos:

1) La industria de la iluminación está en veloz crecimiento, lo que podría considerarse benéfico, pero por lo mismo varias de las materias primas que la sostienen están a punto de agotarse: fósforo, tungsteno, aluminio, latón galvanizado, cobre, etc., lo que en breve podría ocasionar un colapso.

2) En la vida cotidiana los montos económicos requeridos para dotar de educación básica (6 billones de dólares), educación superior (9 billones), nutrición (13 billones), habitación (12 billones) y cosméticos (20 billones) a todo el mundo en un año podrían cubrirse sobradamente si se asignara a ellos lo que sólo en Estados Unidos y Europa los fumadores asignan al consumo de tabaco (70 billones), y durante muchos años si se asignaran los recursos destinados a gastos militares (780 billones).

Si la disciplina del lighting design se enfoca desde la perspectiva de la teoría de la jerarquía de las motivaciones de Abraham Maslow (desde la base hasta la punta de la pirámide: fisiológicas, de seguridad, de amor y pertenencia, de estima y de autorrealización) podemos presionar, argumenta Emrah, para cambiar este comportamiento. “Cada que realicemos un proyecto debemos escalar esa pirámide hacia arriba, que en términos de la disciplina son visibilidad, seguridad, orientación, identidad y significado; de hecho, debemos concentrarnos en el significado y olvidar todo lo demás presionando para llevar al diseño de iluminación hacia el máximo nivel.”

Con tres muestras de su trabajo ejemplifica esta práctica. “En el caso del Museo Australiano reflexionamos sobre el significado de la luz para todos los objetos compilados en su interior; en el caso de la colección de mariposas concluimos que la luz más coherente con ellas era una similar a sus colores nocturnos; en el caso del Centro Acuático y de Acondicionamiento Físico Ian Thorpe, el significado se relacionaba con la forma del edificio, y en el caso del túnel que conduce a los autos desde el aeropuerto a la ciudad de Camberra, el enfoque significativo fue estético, con una solución si no radical sí inesperada: luz indirecta”.

El joven diseñador concluye su conferencia con estos consejos: “No importa qué hacemos, sino el cómo y para qué, promoviendo un comportamiento menos consumista. Para llevar al mundo hacia una condición de mayor significado hay que desafiar a las personas para las que trabajamos y con las que trabajamos, sólo así se pueden lograr productos con mayor significado”.

Visionario de la luz

Actualmente, Emrah Baki trabaja con un cargo directivo para Steensen Varming, la famosa firma danesa de arquitectos, radicada desde los años cincuenta en Australia, que proyectó la Ópera de Sidney.

El diseñador se formó como ingeniero e iluminador de escenarios en la Universidad de Bogazici, en Estambul, Turquía, donde nació, y obtuvo una maestría en diseño de iluminación para arquitectura en la Universidad de Wismar, Alemania. Inició su luminosa carrera cuando aún estaba en la universidad y trabajaba en la Fundación para la Cultura y las Artes de Estambul, con la que participó en varios eventos internacionales, entre ellos la Bienal Internacional de Estambul; de allí al puesto de asistente aprendiz con el doctor Georgios Paisidis, en Wismar, y luego a la Universidad Tecnológica de Sidney, donde asiste a Michael Day en el programa de diseño de iluminación y actualmente cursa un doctorado.

Sentado casi sobre la orilla del sofá, ya fuera del auditorio, en entrevista exclusiva para Iluminet, y cuestionado sobre si el lighting designer podría encontrar un equilibrio entre el éxito financiero y la felicidad, Emra sostiene: “no existe contraposición entre felicidad y éxito financiero, ambos van de la mano, la clave consiste en que los diseñadores de iluminación dejemos de pensar en el corto plazo y lo hagamos en el largo plazo”.

Y, ¿cómo podemos encontrar ese significado del que hablas de manera colectiva? “Sin importar el nivel en el que la gente se encuentre tiene la capacidad de reaccionar ante los contextos, y muchas veces las soluciones vienen desde fuera, desde un aspecto no pensado. En el lighting design debemos entender el efecto visual a largo plazo de cualquier proyecto, para luego lograr comunicarlo mediante él a los usuarios, esa creo es la forma en que se da valor a algo; necesitas crear y comunicar la motivación para escalar en la pirámide de las necesidades”.

Sonriente, Emrah se despide respondiendo a nuestra pregunta final ¿de qué manera llegaste a esta forma de pensar?, que por cierto es atípica. “Creo que se debió al cambio de contexto que experimenté; yo no crecí en Australia, y cuando fui a vivir allá me di cuenta de que en ese contexto los problemas se percibían de manera distinta, mucha gente que conozco y ha migrado desde un país como el que nací (Turquía) a otro como en el que vivo (Australia) reconocen esa forma diferente de ver las cosas”.

1 comentario en “Un joven lighting designer que busca el significado de su luz

  1. Pingback: Software Alumino | Software Aluminio

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: