Un gasómetro, una catedral de luz

El gasómetro Oberhausen cambia de piel a cada segundo, no se queda quieto. Los espectadores miran hacia arriba con los cuellos estirados Miran las líneas de luz que provocan el efecto tridimensional. Están hipnotizados.

licht-3

El gasómetro Oberhausen cambia de piel a cada segundo, no se queda quieto. Los espectadores miran hacia arriba con los cuellos estirados Miran las líneas de luz que provocan el efecto tridimensional. Están hipnotizados. Durante 22 minutos no harán nada más que mirar fijamente una pared que crece y muta como un organismo independiente.

El estudio creativo alemán de Urbanscreen realiza una instalación en el gasómetro Oberhausen. “320º licht” es un proyecto que juega con las formas, la luz y la música sobre la circunferencia de un contenedor de gas  de 100 metros de alto, por medio de patrones gráficos que cambian y bailan durante 22 minutos.

La instalación juega con lo tangible y la proyección, el espectador pierde un poco la noción de qué forma parte del tanque de gas y qué no. 20, 000 metros cuadrados de superficie son coloreadas con una de las proyecciones más sofisticadas del mundo debido a la extensión y la forma de la pared. 21 proyectores fueron necesarios para crear la pantalla que está en exhibición actualmente y hasta el 30 de diciembre de 2014.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

La acústica del tanque y su forma similar a la cúpula de una catedral, provocan que los espectadores se sientan abrumados por el espacio. “Tratamos de trabajar con la expresión para hacer el espacio más grande y más pequeño, deformándolo y cambiando su superficie una y otra vez sin exagerar o modificar demasiado la apariencia original de la habitación”, afirmó el diseñador de sonido Jonas Wiese, quien decidió usar siete canales para complementar el efecto del sonido envolvente.

“El estilo del gasómetro parecido al de una catedral fue el punto de partida desde el que se inició este juego fascinante”, se puede leer en la página web de Urbanscreen, quienes desarrollaron este proyecto como parte de la exposición La aparición de la belleza.

“La edad de la pantalla está llegando a su fin, las interfaces se disolverán y se fundirán en el espacio social (…) nosotros queremos contribuir a esto poéticamente a través del arte”, finaliza Wiese.

1 comentario en “Un gasómetro, una catedral de luz

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: