El nuevo rostro de Saint-Marie

La iglesia real Sainte-Marie está ubicada en el municipio de Schaerbeek, Bruselas, Bélgica. Su diseño es una mezcla ecléctica de influencias romanas, bizantinas y góticas, su impresionante estructura octogonal y la cúpula en forma de farol la convierten en uno de los edificios más bellos de la ciudad. Durante el día, la iglesia es un verdadero deleite para los ojos.

Hace algún tiempo, el estudio de urbanismo de Jean-Pierre Majot desarrolló un plan de iluminación para el ayuntamiento. Ideó un tratamiento para este espectacular conjunto: Un ambiente de luminarias de calle y farolas en la plaza y zona aledaña y un sistema especial para la iglesia y su cúpula (una referencia importante de esta ciudad). El ritmo de la calle y plaza debían convertirse, con una suave transición en una vista espectacular pero muy cuidada de los detalles arquitectónicos del edificio, la impresión debía de ser conseguida por el majestuoso edificio y no por efectos dramáticos de luz.

Diez años después, el ayuntamiento encargó el proyecto a Jean-Pierre Majot y Bruno Demeester (ACT Lighting Design), y la autoridad regional de Bruselas financiaría la iluminación, incluido el edificio y la renovación de la plaza, como parte de su propio plan de alumbrado.

“La composición del efecto de iluminación se basa en una geometría de sombras, velos y luces enfocadas que están estrechamente vinculadas a la geometría de la iglesia.” Menciona Jean-Pierre Majot y continúa; “Se crean simultáneamente, una simetría radiante reforzada por la iluminación de las ventanas de vitrales, una simetría longitudinal y un movimiento ascendente de luz. El sistema principal abarca el cuerpo central (nave y cúpula), cuya iluminación está claramente dividida. Los sistemas adicionales abarcan el porche, el coro y la torre posterior.”

Para llegar a la composición adecuada de productos de iluminación se realizaron dos baterías de pruebas. También era indispensable contar con la autorización de la Comisión Real de Monumentos y Lugares Históricos de Bélgica. “Todas las luminarias del edificio están perfectamente ocultas. Algunos proyectores están situados en las fachadas circundantes. Gracias a la utilización de accesorios adecuados y a los haces de luz estrechos, no deslumbran”. Aclara Bruno Demeester.

Según el señor Baeten, controlador técnico de Bruxelles-Mobility, la nueva instalación de iluminación representa un avance y una oportunidad de mejorar la calidad de vida de la zona y la vida social de sus habitantes. “La iglesia Sainte-Marie se ha convertido en una atracción turística y por la noche los alrededores son un punto de reunión de los residentes. Pero éstas no son sus únicas ventajas. Gracias a la iluminación LED que utiliza poca energía y a una menor intensidad de luz en la calle durante la noche, logramos ahorros de hasta un 33% de energía en comparación con la luz convencional que haría falta para conseguir el mismo nivel de iluminación”. Por todo ello, la nueva instalación de iluminación de la iglesia Sainte-Marie aporta un valor añadido e importante para esta área.

La instalación combina las lámparas MASTERColour CMD-T con la iluminación LED, y con ello crea un efecto espectacular, teatral y a la vez delicado y discreto. La totalidad del frente de la iglesia está iluminada principalmente por lámparas que combinan distintos matices de blanco. La farola de la cúpula está dotada de  una luminaria controlada por DMX, cuyos colores blanco y azul bañan la torre con una magnífica luz fría. En otros lugares cuya accesibilidad era un verdadero problema se instalaron dispositivos Ledline. Gracias a su durabilidad y, por consiguiente, la baja frecuencia de sustitución, esta luz ofrece una solución idónea en todos los casos. Las ventanas de vitrales también se iluminan, pero desde dentro. De esta manera, se da vida al cuerpo y también al alma del edificio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

1 comentario en “El nuevo rostro de Saint-Marie

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: