Iluminando arquitectura: la Sagrada Familia

La luz ha de ser justa, ni mucha ni poca, pues ambas cosas ciegan.

La luz de un bosque, agonizando el día.

La luz se hace santa atravesando las vidrieras.

 

Son estas algunas de las indicaciones que Antoni Gaudí dejó para describir la luz que tendría que iluminar el templo de la Sagrada Familia, a través de su discípulo Isidre Puig-Boada.

¿Cómo desarrollar las ideas del genial arquitecto para transformarlas en realidad? Esto es el reto de los profesionales que están trabajando en la construcción de la basílica símbolo de Barcelona.

Justamente, «Iluminando arquitectura: desde el concepto hasta la obra», es el título de un ciclo de conferencias organizadas por Elisava dentro del marco del Postgrado en Iluminación arquitectónica.

Una de las conferencias tuvo lugar en la misma basílica, con la obra haciendo de escenario. Marià Vallés, profesor del Postgrado y socio-director de Anoche, el estudio de diseño que ha colaborado en el desarrollo de los fanals y estrellas que iluminan la iglesia, explicó las fases del proyecto y algunas anécdotas del proceso.

La liturgia está en la base del concepto del diseño de iluminación: la luz, una luz que se inspire en la naturaleza y el mediterráneo, tiene que invitar a rezar.

Sin ni siquiera caer en la tentación de querer destacar la grandiosa arquitectura interior. Los acentos de luz, las zonas de penumbra, los colores y las temperaturas de color, los brillos y las área más uniformes, todos los elementos aquí son símbolos al servicio de la espiritualidad, para acercar el pueblo a Dios.

Así como para construir las nuevas naves y torres se están adoptando tecnologías constructivas que al tiempo de Gaudí no se conocían, también las soluciones iluminotécnicas aprovechan de los avances tecnológicos para dar cuerpo y alma a las visiones del arquitecto.

Es un proceso lento, pero aquí el mismo proceso toma el sentido de “creación”: como Dios vive a través de sus creaturas, también los bocetos, los prototipos, las pruebas son partes integrantes y necesarias para transmitir el mensaje original, entendiendo la función y la sensibilidad del espacio a través de una iluminación adecuada.

Se prevé terminar el templo en 2026, aniversario de la muerte de Antoni Gaudí en 1926.Entonces sí podremos experimentar la luz y la penumbra que nos acercan a Dios. Quizás sea una luz tan santa que, así como las nuevas tecnologías solucionan antiguas demandas, pueda responder también a nuevas sensibilidades, más allá de la espiritualidad propia de los tiempos de Gaudí.

1 comentario en “Iluminando arquitectura: la Sagrada Familia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: