La luz como experiencia sensorial


Los amantes de la luz que compartimos el experimento académico llamado ¨la luz como experiencia sensorial¨ (UNAM, Facultad de Arquitectura, 28 de marzo al 1 de abril, 2011) ya no seremos los mismos después de haberlo vivido. Con la guía de los maestros Gustavo Avilés y Phillip Gabriel aprendimos a estar en este mundo de manera diferente, más pendientes de nuestros sentidos para ver, oír, oler, tocar y degustar la luz, a partir del espacio, la historia, el cine, la poesía y una lista interminable de sensaciones.

Este enfoque para entender la luz se agradece, motiva para tener los sentidos alertas,  ubicar los puntos cardinales, mirar la luz entre las ramas, leer las sombras, distinguir texturas y brillos cuando sale o se pone el Sol.

En diferentes momentos de las conferencias nuestros mentores se asemejaban a los sabios antiguos, estudiosos de la ciencia y la técnica; álgebra y geometría; música y filosofía. Durante cinco sesiones intensas de la mano de Gustavo y Phillip visitamos a los antiguos egipcios, mayas y teotihuacanos, a maestros de todas la épocas como Da Vinci, Newton, Copérnico, Goethe; admiramos los trabajos en pantalla de Hitchcock, Coppola, Kubrik, Kurosawa, Gabriel Figueroa; apreciamos la obra de LeCorbousier, James Turrell y muchos más, para concluir con muestras de la obra de los maestros  Avilés y Gabriel.

En la primera jornada Gustavo Avilés buscó en el pasado para entender la luz a través de las culturas seguidoras del Sol. “Para entender la luz tenemos que librarnos de la tecnología y las normas, ya que ésta, la luz, es un fenómeno universal, esencial en la vida del planeta y por tanto en la del hombre. Mas allá de aproximaciones mágicas o antropológicas, el conocimiento de la luz original parte de la relación del hombre con el cosmos, en una sabiduría exacta, matemática, fuera de modas pasajeras, medible. La arquitectura milenaria de las culturas seguidoras del Sol implica un conocimiento profundo de la luz en una escala cósmica que incide en nuestro planeta. Cada día, cada solsticio de verano o invierno, los fenómenos de luz y arquitectura son los mismos y lo serán por siempre”.

En el segundo día Phillip Gabriel compartió las imágenes que han marcado su historia personal y han inspirado su trabajo como diseñador de iluminación. “Al ver y recordar las películas que nos mueven, encontramos que la luz muchas veces tiene una gran parte de la experiencia. Como arquitectos y diseñadores podemos aprender y hasta inspirarnos con el trabajo de los artistas del cine. A veces es la luz del día, a veces la oscuridad, pero siempre la luz ayuda a contar la historia y a transmitir la emoción”.

Durante la sesión disfrutamos de fragmentos de películas como El Ciudadano Kane, Casa blanca, Apocalipsis Now, Psicosis, 2001 Odisea del espacio, Blade Runner, de Mendigo a Millonario, entre otras, en las que pudimos reparar en ambientes, contraste, brillo, textura, color, sombras, espacio. Estos clásicos son detonadores que pueden influir en el trabajo de crear los espacios arquitectónicos a través del uso de la luz y la percepción.

En la tercera jornada seguimos con el deleite de los sentidos con una magistral  presentación sobre el color a cargo de Gustavo Avilés, donde descubrimos que luz y color son lo mismo y que el color puede ir más allá de la experiencia visual. La plática abarcó desde la poesía y las emociones ligadas al color hasta los valores CMY o RGB.  Revisamos las teorías de Platón y Newton, basadas en al física, hasta la de Goethe basada en las emociones, una delicia, la cual continuó con la presentación de Gastro luz, otro espacio lúdico para abrir los sentidos en un juego multi-sensorial a través de una degustación muy especial de alimentos presentados de manera poco usual para burlar, o mejor dicho jugar, con todos los sentidos, no solo el del gusto.

En el cuarto día Phillip Gabriel continuó la expansión de nuestra mirada y del resto de los sentidos con las propuestas de artistas contemporáneos de la luz. De la mano de Phillip descubrimos la intima relación entre la luz y la percepción del espacio a través de la creatividad de personalidades como Thomas Wilfred, Ingo Maurer o Dan Flavin, hasta llegar al maestro James Turrell.

Para el último día, el cierre de la experiencia estuvo marcado por la poesía. A petición de los maestros los participantes escribimos o recopilamos textos poéticos para compartir en la sesión. Así entre lecturas vimos ejemplos de la obra de Avilés y Gabriel, desde intervenciones efímeras aunque memorables por mucho tiempo, como los trabajos de Gustavo en el Festival LICHTROUTEN “On earth as it is in heaven” (en la tierra como en el cielo) en Alemania, la intervención en la Catedral de Eindhoven, Holanda, y el trabajo realizado al interior de la cueva llamada ¨la Catedral¨ en San Luis Potosí, México, como intervenciones permanentes a escala urbana, como la iluminación del centro histórico de Ottawa, Canadá, de Phillip Gabriel. También fueron presentados trabajos de maestros contemporáneos del diseño de iluminación, como Howard Branstone, Derek Porter o los proyectos premiados de Speirs and Major.

No podemos dejar de mencionar que las experiencias sensoriales del evento también se complementaron con una puesta en escena, donde Paola Avilés fue la encargada de hacernos disfrutar, a través de la pantomima, de las complicaciones de un personaje con la luz.

 Cualquier intento por plasmar cinco días intensos de ideas y apertura de los sentidos es complicado, por brillante o limitado que sea quién emprenda esta tarea siempre quedarán cosas por decir. Por ello, ante mi dificultad para rematar esta crónica adecuadamente, transcribo una amable carta que Phillip y Gustavo entregaron en mano, el últimos día, a quienes tuvimos la suerte de participar en el evento.

Para todos y cada uno….

Hemos experimentado las aproximaciones más cercanas a la amistad y la admiración.

Sabemos ciertamente que nos conocemos desde hace largo tiempo.

Seguramente desde nuestros ancestros en Canadá y México y en toda la dimensión del universo, manifiesto ahora presente entre nosotros hemos descubierto luz, arquitectura, alimento, imagen cinética, el Sol y la historia y nosotros mismos.

Abriendo nuestra mirada hacia otros mundos del conocimiento.

¿Cómo continuar y estar abiertos hacia nuevas relaciones y mayor comprensión? 

Tal vez… tratando de transmitir y dar a otros lo que hemos descubierto en el intento, cualidad y calidad de nuestra propia vida.

Un saludo…

Phil y Gustavo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: