La luz para Víctor Palacio

"Cuando el diseño de iluminación se ejecuta de manera impecable y logra resultados notables, puede aspirar a convertirse en un arte"

Con información de APDI

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Luz el próximo 16 de mayo, la Asociación Profesional de Diseñadores de Iluminación y la Asociación de Autores de Iluminación invitaron a creadores y artistas vinculados con la luz y la iluminación a compartir su visión y opinión sobre el papel que juega la luz en sus vidas y profesiones. 

Victor Palacio es diseñador de iluminación arquitectónica y dirige la firma Ideas en Luz, en la Ciudad de México. Ocupó el cargo de Presidente de la IALD – International Association of Lighting Designers – entre 2016 y 2017.
 Cuenta con más de 20 años de experiencia en proyectos de iluminación museográfica entre los que se encuentran el Museo Nacional de Antropología, Museo Nacional de Historia, el Ex Convento de Santo Domingo en Oaxaca y actualmente los museos Dolores Olmedo y Frida Kahlo; también espacios públicos como la Plaza de la Concordia en Puebla, la Plaza de la República y la renovación de la Cineteca Nacional en la Ciudad de México; monumentos históricos y artísticos que incluyen templos en diversas ciudades y el Palacio de Bellas Artes; residencias de playa en la costa del Pacífico así como proyectos para tiendas departamentales y plazas comerciales. Es conferencista y ha sido profesor en cursos de museografía del Instituto Nacional de Antropología e Historia, la Maestría de Museos de la Universidad Iberoamericana y los diplomados Dilux.Su filosofía de diseño es colaborar en la creación de ambientes luminosos únicos en beneficio de las personas. Participará como Conferencista en la Celebración del 1er Día Internacional de Luz en la Sede de la UNESCO en París el próximo 16 de mayo.

APDI. La UNESCO ha proclamado el 16 de mayo como Día Internacional de la Luz. ¿Qué opinión le merece esta iniciativa?
VP. Me parece una iniciativa muy positiva, la UNESCO elevó el tema de la luz al máximo nivel de atención internacional con el nombramiento del Año Internacional de la Luz en el 2015 y ahora le da continuidad y permanencia con esta proclamación que será celebrada año tras año.

APDI. ¿Hasta qué punto es importante mejorar la comprensión pública sobre el papel central que la luz juega en nuestra vida diaria?
VP. Hasta el punto en el que sea habitual considerar la luz como un factor de alta relevancia en todo proyecto y actividad humana. A nivel del público en general, se hace necesario brindar la información clara y precisa que permita entender este papel que juega la luz sin entrar en zonas de discusión y conflicto. La “comprensión pública” es un tema resbaladizo, sólo hay que ver cómo se maneja y propaga la información en ese nivel. Para poner un ejemplo, basta ver la alarma que ha generado la falsa idea de que los LEDs son una fuente de radiación cancerígena, o que la luz producida por ellos genera desórdenes psicológicos y efectos en la salud. En Lightfair, durante este año, hubo charlas dirigidas a especialistas en iluminación que ahora son llamados a testificar en juicios donde se pone sobre la mesa la posibilidad de que la iluminación sea la causa de algún daño que implique responsabilidad civil. La “opinión pública” es devoradora de malas noticias y malos agüeros; muy difícilmente tiene la capacidad de asimilar noticias técnicas aún cuando sean en su beneficio. De aquí que la celebración del Día Internacional de la Luz es una forma de hacer un llamado de atención y una declaración sobre la importancia de la luz, eso es bien recibido por la “opinión pública”. Pensar que al público en general se le puede educar y concientizar sobre ese papel no es muy realista, pero sí se pueden enviar esos mensajes concretos y breves que digan “la luz es importante”.

APDI. ¿Qué propiedades de la luz valora más a nivel personal?
VP. Creo que la relación entre luminancia y temperatura de color es de muy alta importancia. La combinación correcta de ambos factores determina la calidad visual del espacio e influye de forma determinante en el desempeño visual. Por ejemplo, una luminancia baja y uniforme sumada a una temperatura de color menor a 3000K produce una atmósfera cálida y relajante, muy propicia para un espacio de descanso y tranquilidad. Por el contrario, una luminancia alta y localizada en combinación con una temperatura de color de 4100K estimula la actividad y es adecuada para un espacio de trabajo.

APDI. Y a nivel artístico, ¿Qué papel juega la luz en su trabajo?
VP.El arte está presente en todo lo que hacemos, aunque muchas veces lo hace de manera inadvertida. La sensibilidad que tenemos al arte, en un grado mayor o menor dependiendo de cada persona, determina muchas de nuestras decisiones, especialmente si nuestro trabajo está en el campo del diseño y aún más si lo está en el terreno visual. Por otra parte, cuando se habla de arte está implícito el concepto de que una especialidad llevada a su máximo nivel de creación es un arte; si la pregunta permite este contexto, me parece interesante cómo el diseño de iluminación ha evolucionado desde su origen muy técnico por una parte -ingeniería de iluminación- y muy artístico por otra -iluminación escénica- para integrar ahora ambos campos y otros adicionales que influyen en sus resultados, como son el impacto ambiental, la contaminación lumínica y los efectos de la luz en el bienestar humano. En este sentido, el diseño de iluminación, cuando se ejecuta de manera impecable y logra resultados notables, puede aspirar a convertirse en un arte, el arte de aplicar la luz con maestría técnica, sensibilidad artística y conciencia de su impacto holístico.

APDI. ¿Por su experiencia diría que la luz es un arte o es una ciencia?
VP. Es una combinación particular de Ciencia y Arte, se vale de ellas para estructurar la forma en que se aproxima a un problema y desarrolla su solución. Como disciplina de diseño, la aplicación de la luz requiere la comprensión de un cuerpo de conocimientos científicos que le dan marco para desarrollar una técnica. Al mismo tiempo, se hace necesario desarrollar una sensibilidad estética que integre una correcta comprensión del impacto subjetivo del uso de la luz. La integración de ambas perspectivas permite desarrollar un proceso de diseño balanceado y consistente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: