Los diseñadores de América Latina deben consolidarse en esta etapa de crecimiento

Ignacio Valero insta a reforzar la independencia para evitar el frenazo que afrontan los profesionales en iluminación en España

MARTA FERNÁNDEZ, Madrid

Hace 20 años, ni se planteaba entrar en el mundo de la iluminación. Hoy no puede imaginarse en otro sitio. Ignacio Valero (Madrid, 1963) es vicepresidente de la Asociación Profesional de Diseñadores de Iluminación (APDI) de España y profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid. Llegó a la iluminación “por casualidad” y encontró su pasión. “Todas las carreras tienen su objetivo ideal, por ejemplo, si eres arquitecto, esperas hacer grandes edificios; pero yo he descubierto que la iluminación cubre todas mis aspiraciones técnicas y emocionales”.

Ahora, ya como firma consolidada, intenta transmitir su concepción de la profesión no solo a sus alumnos, sino a la sociedad en general. “Somos un sector muy desconocido, la divulgación es parte de nuestro trabajo, para que la gente lo entienda”. Es lo que hace a través de la asociación, en sus clases y en sus propios proyectos, con su modo de trabajar. De origen autodidacta —“cuando empecé no había formación reglada”—, se ha convertido en uno de los principales expertos en iluminación de España y sigue con interés la evolución del sector en América Latina.

-¿Qué momento vive la iluminación en España?

-Un momento de encrucijada, porque la profesión de diseñador de iluminación ya está reconocida. Ha sido muy importante la creación de APDI, hay una visibilidad social, un marco corporativo y eso nos ha fortalecido como profesionales independientes. Pero a la vez vivimos una crisis económica que afecta especialmente a la construcción y eso nos ha perjudicado. Nuestro proceso de creación de identidad propia, el del profesional que cobra del arquitecto, no patrocinado por una empresa cuyos productos elige por motivos económicos y no de calidad del resultado final, ha coincidido con un importante parón económico. Desde los 90 hemos ido creciendo y ahora que entrábamos en una etapa de consolidación, hemos topado con la crisis.

Museo de San Telmo en San Sebastián

-¿Qué ocurre en América Latina?

-Está viviendo un proceso inverso, porque allí la consolidación de la profesión coincide con una etapa de crecimiento de la economía y expansión de la construcción. Con un ligero retraso en su puesta en marcha respecto a España, pero muy ligero.

-¿Existe el peligro de un frenazo similar al de España?

-Depende de los años con que cuenten para consolidarse. El modelo de profesional independiente que defendemos desde la APDI, que supone calidad, aunque tenga un coste, se consolida si pasa un tiempo. Tiene valor, pero necesita tiempo para demostrarlo.

-¿Alguna recomendación para los profesionales latinoamericanos que están en este proceso?

-Recomendaciones, ninguna. Ellos saben perfectamente lo que tienen que hacer. Ya hay diseños de enorme calidad en América Latina. Mi único consejo es que insistan en el modelo de diseñador independiente, porque ese es el que asegura el trabajo de mayor calidad y la independencia. Y que aprovechen las oportunidades de esta etapa buena para consolidar ese modelo.

-¿Cómo es la convivencia entre los profesionales independientes y los patrocinados?

-Es una convivencia en la que unos marcan distancias con respecto a los otros, como es natural, no es una buena convivencia.

-¿Qué destaca sobre todo del modelo de diseñador independiente?

-La prevalencia de la calidad sobre otros criterios. Es muy difícil que cobres de aquello que prescribes, como ocurre cuando una empresa patrocina tu trabajo, y que no sientas la tentación de prescribir más cantidad. Es muy difícil. En cambio, si tú cobras, prescribas lo que prescribas, de tu cliente, prescribirás lo que más convenga al proyecto. No digo que los compañeros que cobran comisiones no hagan un trabajo independiente, digo que la tentación es muy fuerte en ese modelo.

Auditorio de Conde Duque en Madrid

-¿Por qué?

-Los diseñadores independientes (que pactan los honorarios con el arquitecto) pueden coexistir con el modelo de fabricantes que les contratan para proyectos completos. Pero el diseñador que ofrece un proyecto gratuito, porque luego cobrará una parte del fabricante de los productos que utilice, por un lado promete una independencia que en la práctica no es tal. Es un modelo poco claro.

-¿Cómo combatirlo?

-Dando a conocer nuestro modelo, sus ventajas para el cliente y para el arquitecto. No es algo además que nos estamos inventando, ya que es el mismo del arquitecto. Si este cobrara de la constructora, no podría decir que una pared está mal hecha, por ejemplo. Lo mismo ocurre en iluminación.

-¿Qué países destacaría en el panorama internacional en iluminación?

-Estados Unidos, Reino Unido y Alemania, porque son los que llevan más tiempo en iluminación y los que tienen más consolidados los diseñadores independientes.

-¿Y en América Latina?

-Hay un buen diseño de iluminación. Quizás destacan los que empezaron, como México, Chile y Brasil. Pero también Argentina o Uruguay.

-¿Cómo va el proceso para crear una asociación iberoamericana especializada en iluminación?

-Está en una etapa de reflexión. Hubo un impulso, a cargo del grupo de trabajo que sentó las bases, pero aún no se ha constituido. El interés y ganas están intactos, pero en este momento estamos centrados en el encuentro iberoamericano de Querétaro en octubre. No lo convoca la asociación iberoamericana, que aún no existe como tal, sino las asociaciones existentes -Diseñadores de Iluminación Asociados (DIA), de origen chileno; Asociación Brasileña de Arquitectos de Iluminación (ASBAI); Asociación Profesional de Diseñadores de Iluminación (APDI), española; Asociación Internacional de Diseñadores de Iluminación (IALD), sección México; y tendrá el apoyo de dos grandes asociaciones internacionales (PLDA, de origen europeo, e IALD, de origen americano)-. Será un punto de encuentro de profesionales, de asociaciones… Esperemos que en ese marco la asociación iberoamericana tenga un impulso.

Mercado temporal de Barceló en Madrid

-¿Apoya personalmente que salga adelante?

-Desde luego, porque nos daría un marco común y un referente de calidad a compartir. Nuestro principal problema ahora mismo consiste en explicar quiénes somos y qué hacemos; ese es nuestro principal objetivo como asociaciones. Si en esa explicación tuviéramos el amparo, un sello de calidad superior a lo local, y al mismo tiempo propio, eso nos ayudaría. Y es justo lo que nos aportaría la asociación iberoamericana.

“Sobre los avances técnicos, lo que me llama la atención es la auténtica paranoia que creo que estamos viviendo con el LED, ya que todo el mundo sabe qué es y cree que ahorra e ilumina mucho. Pero, desde mi punto de vista, no es la tecnología la que debe tomar decisiones sobre un proyecto de iluminación –en plan, “tenemos que cambiar esto a LED”, porque eso invierte el proceso lógico: primero debemos diseñar el proyecto y luego implementar la tecnología que haga falta. La tecnología debe adaptarse a la necesidad, y no al revés”.

Tecnología al servicio de la necesidad y no al revés

1 comentario en “Los diseñadores de América Latina deben consolidarse en esta etapa de crecimiento

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: