“Mi función es diseñar y mi herramienta es la iluminación”, Luis Lozoya

De la arquitectura al diseño de iluminación: una plática en el despacho de Luis Lozoya

IMG_0006_2

En un espacio tranquilo, rodeado de jardines y plantas, donde destacan los cactus de todos tamaños y formas, Luis Lozoya inició una agradable conversación confesando su gusto por la jardinería. Ya instalados en su despacho de diseño de iluminación Luz y Forma, y frente a un café americanoplaticamos de cómo se trabaja en su estudio y cómo un arquitecto siguió  la vocación del diseño de iluminación.

¿Qué hace a un diseñador de iluminación?

Ahí hay tantas versiones u opciones como diseñadores hay. Yo estudié arquitectura, y a mí me interesó la iluminación por mera casualidad. Un amigo me ofreció un trabajo de diseño de iluminación en el que tenía que dibujar en términos arquitectónicos y hablar inglés,  y a partir de ahí el interés se me despertó y obviamente busqué instruirme y seguir trabajando en este campo.

Creo que la sensibilidad la tienes que tener desde un inicio, la puedes usar en cualquiera de los campos que requiere creatividad. El que te guste el diseño de iluminación como una forma de vida tiene que ver con la decisión de, en mi caso, involucrarme en el diseño de proyectos arquitectónicos con el único material que no era tangible (la luz), todo lo demás en el espacio arquitectónico es tangible: los muros, los pisos, los techos; pero la luz no la puedes tocar y modifica de una forma muy importante la percepción que tienes de un espacio. Mi intención era esa, eso fue lo que más llamó mi atención y después me di cuenta que era algo que podía hacer, que me gustaba y una vez que se cumplieron esos dos factores lo demás fue muy fácil (…) Las cosas que yo hago tienen que ver con el diseño, sí, y tratamos de que sea un diseño integral en la medida en que colaboramos en la creación de espacio; pero mi tarjeta no dice más que “Luis Lozoya”. No ostento ningún otro título más que el de arquitecto egresado de la UNAM, y no ejerzo la arquitectura. Mi función es diseñar y mi herramienta es la iluminación.

Nace el despacho

Yo soy el director de Luz y Forma (cuya creación oficial fue en el 94). Establezco las pautas para los diseños y afortunadamente tengo un muy buen equipo, con algunos llevo trabajando más de 10 años y ya nos entendemos con la mirada, sin palabras.

Nosotros desde el principio nos dedicamos a hacer diseño y al principio fue muy difícil convencer a los clientes que tenían que pagar por este trabajo y ha sido el producto de todos estos años y la relación que se ha establecido con cada uno de estos clientes lo que nos ha permitido cobrar el trabajo en su justa medida.

Siempre tenemos el factor del mercado, nos mantiene a todos honestos. Si yo cobrara mucho más de lo que vale mi trabajo, seguramente comenzaría a perder proyectos con la competencia y eventualmente tendría yo que bajar mis precios. El mercado es despiadado en ese sentido. Ahora, es obvio que todos los diseñadores de iluminación intentamos que se revalore nuestro trabajo  tanto como sea posible. Está en nosotros buscar las formas de lograrlo.

IMG_0010_2

Ya con el segundo café en la mesa, preguntamos a Luis si el diseñador de iluminación debe resaltar las características arquitectónicas de un espacio, o debe llamara la atención con con la  iluminación por si misma. Su respuesta fue contundente:

Cuando se trata de iluminación tú puedes optar por ser el contrapunto del espacio arquitectónico, que es establecer un diseño que contraste con el espacio y el otro modo es establecer elementos que colaboren con el espacio; en ese sentido siempre están las dos perspectivas. Escoger una u otra tiene que ver con una cuestión de claridad, no puedes optar por ir en contra del espacio simplemente por un capricho, sino por una razón que tenga cierto nivel de lógica, o que exista alguna necesidad implícita en el espacio que la respalde.

Creo que todos los proyectos se prestan para establecer este tipo de contrapuntos o colaboraciones, el chiste está en saber dónde y cómo. Si tú haces que todos los espacios se vuelvan un espectáculo, la contaminación visual que vas a generar es tal que van a perder peso entre sí. Si en cambio optas por hacer que ese cambio sea muy específico entonces se vuelve un punto focal real, en una casa, una esquina, o todo un lobby, por ejemplo. Coherencia creo que es la clave.

Ahora, como en cada especialidad, cada equipo tiene una serie de reglas y valores. Hay ciertos arquitectos que tienen mucho más control sobre los proyectos que estableces. Hay otros que ceden parte de ese control en cierta medida a los asesores, cada ecuación es diferente. En realidad  tenemos que jugar al ritmo que nos plantee el arquitecto. Lo que tenemos que entender es cuáles son los ritmos y cuáles son las necesidades de cada proyecto y tratar de estar a la altura de ese esquema.

Llevamos con nuestros clientes mucho tiempo; no uno ni dos proyectos, sino años. Y eso también implica que tenemos que tener la capacidad de siempre ofrecerles algo nuevo, pero siempre dentro de los parámetros, de la morfología que ellos establecen para cada espacio. Eso es a lo que yo llamo la “firma de la casa”, tienen ciertos elementos que se vuelven repetitivos o van evolucionando dentro de la carrera de ese arquitecto y debemos entender cuáles son y buscar que la iluminación funcione dentro de esos términos; obviamente ofreciendo siempre algo nuevo, no podemos proponer los mismos proyectos que hicimos hace 9 años.

Adicionalmente tenemos que desarrollar un lenguaje específico para cada arquitecto. Trabajamos con muchas representaciones gráficas, con Photoshop o videos dependiendo el cliente;  y es que es muy difícil explicar la luz. Entonces lo que buscamos es encontrar la forma de explicarle al cliente lo que queremos hacer. Entender la luz puede ser difícil para un cliente que no sabe correlacionar  una imagen visual con 300 luxes. En este sentido, la representación gráfica se vuelve una herramienta de comunicación invaluable, se construyen los luminarios y se hace que funcionen, entonces todo el espacio, hasta el último tornillo, está construido virtualmente.

Hay un dicho muy importante que dice “Dios está en los detalles”. Tú puedes ser el mejor diseñador de iluminación del mundo pero si no sabes transmitir tus ideas al electricista que va a ejecutarlas, a la gente de administración que va a adquirir los equipos, tu diseño no va a funcionar. Creemos que la clave también es tener una documentación precisa, específica y que sea clara para todos los niveles intelectuales.

Asistir a las instalaciones es fundamental, tratamos de vistar a las instalaciones un par de veces durante el proceso de instalación, es importantísimo estar ahí. Hay cosas que no se logran transmitir aun con la mejor forma de expresión gráfica en un papel. Es imposible decirle a alguien cómo iluminar un árbol, no hay nada mejor como ir al jardín en la noche y mover la lámpara unas tres o cuatro veces a diferentes posiciones para ver cuál funciona mejor.

En cuanto a los trabajos en el extranjero implican una distancia geográfica, pero también una distancia cultural que puede ser a mayor o a menor ¿a qué me refiero?: No es lo mismo trabajar en Guatemala  que en Nueva York, hay diferencias culturales y geográficas importantes. Ahí creo que la clave es ser versátil y tener la capacidad de adaptarte a las condiciones del lugar donde trabajas. La capacidad que tú tengas de adaptarte a la necesidad del cliente obviamente te ayudará a trabajar en muchos lugares.

IMG_0004_2

La educación técnica en México

Existe un esfuerzo muy importante por la educación, hay un franco interés en involucrarse y prepararse en un campo específico, interés de arquitectos, o estudiantes de arquitectura para juntarse con gente que ha estado involucrada en el mercado de alguna forma, y decide que quiere aprender más sobre iluminación.

Ha habido un sinnúmero de cursos los cuales han ayudado mucho, pero también han creado mucha confusión, porque al final de estos cursos la gente termina con un nivel de información que puede ir desde el más básico a nivel medio. Estos no se vuelven cursos  formales; ni tampoco hay al final un examen en el cual la gente demuestre que aprendió, pero sí recibe un certificado que acredita su asistencia al curso. En muchos de los casos me he encontrado con personas que asistieron a estos cursos y que se ostentan como “diseñador de iluminación” sin tener la experiencia ni los elementos necesarios.

Ahora, yo creo que es necesario un proceso de certificación donde tú tengas acreditaciones y en donde al final tengas que presentar un examen que compruebe que tienes los conocimientos específicos sobre el diseño de iluminación, y creo que eso nos va a ayudar a todos a tener un poco de certidumbre en todo este proceso.

Sin embargo, definitivamente hay un punto en el que tienes que pasar más allá de los datos técnicos, ¿a qué me refiero?: La belleza es meramente subjetiva, entonces puedes demostrar que sabes calcular los luxes, que sabes cómo diseñar en términos técnicos, pero de ahí a que lo que produzcas sea bello…

México está en una situación de transición. Hay mercados mucho más evolucionados, como el europeo o el norteamericano, donde hay una serie de asociaciones y una serie de agrupaciones profesionales que permiten establecer una acreditación que define al diseñador; y le garantiza al cliente las capacidades que ese diseñador tiene. Por otro lado, al establecer de forma clara las capacidades profesionales de alguien, puede también permitir que esa gente cobre la justa cantidad por su trabajo.

En México, desafortunadamente las asociaciones todavía están en un proceso muy embrionario, estamos apenas empezando a desarrollarlas. Hay un gran interés en el mercado pero no hay todavía una entidad que se dedique a profesionalizar y a ordenar ese mercado. Han habido intentos, yo he sido miembro de algún par, pero la cantidad de esfuerzo que se requiere y el nivel de coordinación que se encesta no se ha logrado.

museo-memoria-y-tolerancia-4
Museo de la Memoria y la Tolerancia

 

4 comentarios en ““Mi función es diseñar y mi herramienta es la iluminación”, Luis Lozoya

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Buenas tardes:

    Antes que nada le envío un cordial saludo, deseando que se encuentre bien.
    Soy el coordinador adjunto de la facultad de arquitectura de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla ,le escribimos hace 2 meses para invitar al Arquitecto Luis Lozoya a dar la conferencia “La iluminación como precursora del espacio”. a La FABUAP, pero no obtuvimos respuesta

    ahora estamos organizando un segundo ciclo de conferencias que se llevará a cabo los días 4, 5 y 6 de Noviembre del presente en la Facultad de
    Arquitectura de la BUAP. Solicitándole de la manera más atenta, nos indique el día y la hora de su participación en caso de aceptar nuestra invitación.

    De antemano Gracias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: