La luz tecnológica, estilizada y aplicada

Por María del Pilar Toro-Ortíz. Arquine y la diseñadora María del Pilar Toro-Ortiz comparten la segunda colaboración. En esta ocasión nos hablan del LED planteando al LED como una herramienta de diseño

Por María del Pilar Toro-Ortíz

Tengo un problema de diseño enfrente de mí. Estoy entre las fichas técnicas, impresiones de planos, y el dibujo de AutoCAD revisando cuidadosamente voltaje, watts, cantidades etc. Más que hacer fichas estoy revisando todas las lámparas que he especificado y asegurándome que las intenciones de diseño están siendo cumplidas. De repente escucho una alerta en mi computadora al entrar un correo electrónico. Es de un cliente importante así que pauso lo que hago y lo leo. Es corto, conciso y profesional y mientras lo leo no puedo evitar reírme en voz alta.

El cliente me está pidiendo que a petición del Ingeniero todo lo que se especifique en el proyecto sea de tecnología LED. Le advierto que a pesar de sus beneficios tienen un costo inicial mucho mayor (ya que se han estado velando los costos a lo largo del proceso de diseño) pero insiste “Tiene que ser todo LED”.

Es muy interesante y justo cuando tengo que escribir este artículo acerca de tendencias, tecnología y aplicaciones, que me exigen el uso de una tecnología como criterio de diseño cuando en realidad es una herramienta.  Los LED´s han llegado al mercado queriendo suplantar a todas las tecnologías que tenemos disponibles sin tomar en cuenta que todas tienen una aplicación. E independientemente de la tecnología final que escoja para el proyecto, creo que el proceso de diseño con respecto a los LED´s a veces pierde validez.

Ahí entramos los diseñadores de Iluminación. ¡No nos confundan con los expertos en LED´s! Por que ya he contestado esa pregunta más de una vez – ah, ¿haces iluminación? – eres experta en LEDs! Pues no necesariamente. Para tomar una decisión definitiva acerca de una tecnología en particular es necesario primero analizar la arquitectura, el usuario, el espacio, los materiales, los acabados etc. Entonces teniendo la visión global del problema de diseño proponer soluciones que reaccionan directamente al problema, no a una tecnología. Por encima de todo, la intención lumínica siempre debe de predominar a la tecnología que produce la luz.

texto-arquine-mdpto

Pero hablando de LED´s – ¿Qué exactamente es un LED?… Un LED, del acrónimo en inglés: “light-emitting diode” se traduce al español como “diodo emisor de luz”. Un diodo como tal es un componente electrónico sin filamentos o gases que produce luz por medio de electroluminiscencia en un material semiconductor. La electroluminiscencia es el fenómeno de un material que emite luz cuando una corriente eléctrica o un campo eléctrico se hace pasar a través de él – esto ocurre cuando los electrones son enviados a través del material.

Contemporáneos de los Beatles, los primeros LED´s fueron rojos y amarillos y utilizados mayormente como señalización en -por ejemplo- VCR´s, estéreos, calculadoras, cámaras de vigilancia y hasta los que se acuerdan de los famosos “walkman” ochenteros (Si estás sonriendo, sabes de lo que hablo, si no, pregúntale a alguien nacido en los 70´s o a principios de los 80).

El desarrollo de los LED´s para Iluminación Arquitectónica ha sido mayormente en los últimos 15 años con el avance tecnológico del LED blanco y el desarrollo de las tipologías “retrofit” y alternas a las tradicionales. Los LED´s RGB (del acrónimo en inglés Red, Green, Blue) llevan más tiempo en el mercado bañando fachadas y pintando el entorno urbano de color y dinamismo por medio de cambios de color en fachadas Arquitectónicas.

Pero no es la única herramienta que como diseñadora tengo a la mano. Para nombrar algunas está, además de los LEDs y los OLEDs, la fluorescencia (lineal o compacta), los aditivos metálicos, el vapor de sodio, los halógenos y mi particular favorita, la incandescencia.  Y no nos podemos olvidar que antes de todo esto teníamos la vela.

Como comenté en mi publicación anterior, el foco de cristal fue revolucionario, dándonos la primera oportunidad de luz eléctrica que transformó nuestra manera de vivir relevando la vela de manera definitiva. Recuerdo la primera vez que utilicé el foco como instrumento de trabajo y lo observé por primera vez, aunque no era la primera vez que había tenido uno en mis manos. Y si bien el foco incandescente destronó a la vela como fuente de luz por excelencia, cada tecnología que se ha diseñado posteriormente ha intentado hacer lo mismo.

Han pasado alrededor de 133 años desde la aparición del foco incandescente. Si en su origen fue visto como una de las grandes invenciones del siglo XX, hoy es perceptualmente el mejor ejemplo de ineficiencia energética. Podríamos argumentar que los LEDs son una fuente de luz eficiente, que reducen el consumo energético y las emisiones de carbono, pero creo que estamos tan enfocados en los aspectos cuantitativos del famoso foco que nos olvidamos de sus virtudes cualitativas. Y eso aplica para todas las tecnologías.

Con franco entusiasmo por todo lo que diseño yo uso los LED´s como herramientas de diseño, mas no como elementos de diseño. Antes de tan siquiera pensar en la tecnología a utilizarse siempre pienso: ¿Cómo quiere el cliente la luz? ¿Quién habita el espacio? ¿Qué ambiente deseo crear? ¿Qué tipo de luz necesito?

La luz se manifiesta de muchas maneras y puede ser cálida, fría, intensa, difusa, directa, homogénea, sutil, suave, espiritual, dramática y hasta dinámica. La luz inspira, comunica, transforma, Influencia, estimula, pero sobretodo, la luz y la iluminación son para todos. ¡Hasta para los clientes que todo lo quieren en LED!

Con información de Arquine

destacadaarquine

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: