Luz dinámica, tercera parte: Full-color

Este tipo de tecnología produce una salida de color en cualquier parte dentro del espectro de color visible

 

Los productos full-color, también conocidos como RGB, RGBA, RGBW o color changing, normalmente tienen tres o más LEDs primarios que varían su color de manera individual para crear una mezcla de luz blanca o de cualquier tono saturado. Los LEDs utilizados en una mezcla de ajuste de color pueden ser de banda muy estrecha (que producen, por ejemplo, una gama estrecha de azul o rojo) o LEDs monocromáticos con revestimiento de fósforo (PC) con una dispersión de color ligeramente más amplia. El número mínimo de colores para la afinación a todo color es de tres, pero en el mercado de la iluminación arquitectónica hay sistemas de cuatro, cinco y siete colores.

Este tipo de cambio de color se diferencia del white-tunable y dim-to-warm porque no se basa sólo en la temperatura del color blanco. La afinación a todo color está destinada a producir una salida de color en cualquier parte dentro del espectro visible. Un ejemplo es el control de color rojo / verde / azul o RGB. Aunque para proporcionar una gama más fina de tonos, se incluyen LEDs adicionales como ámbar (RGBA) o blanco (RGBW). El ajuste full-color también puede utilizarse cuando se desean otros colores además de los saturados.

Aplicaciones

Los usos arquitectónicos para el ajuste full-color tienen que ver con la apariencia de productos en retail o para crear un espacio de uso mixto.  El ajuste de color también puede proporcionar una iluminación de mayor eficacia durante la noche cuando la reproducción cromática es menos importante. Finalmente, este método se utiliza a menudo en aplicaciones de cambio de color muy dinámicas e implica controladores avanzados que interpretan señales de control digitales y regulan la corriente en los LEDs individuales.

Una ventaja de este tipo de ajuste es la capacidad de mover el punto de color fuera del locus del cuerpo negro o, más simplemente, para ir más allá de diferentes CCTs de luz blanca hacia una luz con color. Por ejemplo, un producto de este tipo podría proporcionar una CCT de 4000K en una oficina durante el día y luego ser ajustado para una fiesta de color púrpura en la noche. Esto hace que los productos sintonizables a todo color sean adecuados para aplicaciones tales como teatros, parques temáticos y restaurantes.

Otra ventaja del full-color es la capacidad de igualar la cromaticidad de cualquier otra fuente de luz. La luz de las lámparas fluorescentes, por ejemplo, es difícil de combinar con los LEDs, ya que una CCT de 3500 K puede ser creada por decenas de diferentes combinaciones de espectros, y la cromaticidad puede aparecer un poco verde o rosa. La única manera de combinar la cromaticidad de una fuente de luz es mediante la manipulación de salida de los LED individuales.

Controles

La amplia variabilidad del ajuste full-color requiere una interfaz de usuario que es más complicada que un simple atenuador. Se requiere un protocolo de control como DMX, DALI, o uno inalámbrico con alta resolución. Además, las señales de intensidad y de color deben ser alimentadas por separado en la luminaria.

Posibles desventajas

La programación inicial y la reprogramación de los controles pueden no ser intuitivas. Por esto, es probable que se necesite contratar a un consultor para hacer los cambios, o entrenar a un especialista interno para hacerlo.

Lograr que una luminaria simule la cromaticidad de otra fuente puede ser difícil. Como ya lo mencionamos, hay muchas maneras de crear una CCT de 3000 K de una fuente con tres o más LEDs primarios y es posible que esas combinaciones logradas no produzcan exactamente la misma apariencia. Si la coincidencia de color es una característica importante en el diseño, es más confiable elegir controladores que tengan una función de “copia”, lo que permite al usuario copiar toda la distribución de potencia espectral de la fuente de otra luminaria.

La configuración de RGB, RGBA, RGBW, etc., permite una selección de colores casi infinita, que puede incluir espectros combinados que saturan los colores ambientales. A menudo los observadores prefieren la saturación del color porque hace que los colores de los objetos se vean vibrantes y distintos. Sin embargo, esto puede no ser apropiado en aplicaciones donde la reproducción de color es crítica.

La eficacia del sistema puede ser menor que cuando se utilizan productos de LED blanco fijo. En la actualidad, los LED verdes tienen una eficacia menor que los LED blancos, lo que reduce la eficacia general del sistema.


Ayúdanos con tus respuestas:

¿Cuál es tu profesión?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Giro de tu negocio

View Results

Cargando ... Cargando ...

Deja un comentario