Musco Lighting renueva la iluminación del estadio de los Sultanes de Monterrey

Con el equipo Total Lighting Control for LED el estadio cumplió con los requisitos exigidos por las Ligas Mayores de Beisbol

Con información e imágenes de Musco Lighting

El estadio del equipo de beisbol de los Sultanes de Monterrey fue sometido a una remodelación completa. Para ser sede de grandes eventos beisboleros, el estadio debía renovarse y la dirección decidió que así fuera: nuevas butacas, pasto artificial y, por supuesto, una nueva iluminación. La compañía elegida para proporcionar los equipos adecuados fue Musco Lighting. Con una trayectoria de más de 40 años esta empresa es reconocida como una de las líderes mundiales en la fabricación de sistemas de iluminación deportiva, tanto por su ingeniería como por su diseño. El prestigio que respalda a Musco brindaba la seguridad de un trabajo bien hecho.

El deporte es recreación, pero es también un negocio. Quizá cientos de miles personas consumen el beisbol –sea en vivo o a través de la televisión– y es necesario brindar una iluminación adecuada para que el espectador, el seguidor del equipo, pueda apreciar con la mejor calidad posible lo que es también un espectáculo deportivo.

Igualmente, una iluminación distinta y mejor introduce un nuevo aire y sacude nuestra atención. Pensemos cuando cambiamos la bombilla de un cuarto por una que proporciona una distinta temperatura de color o que ofrece una mejor iluminación; de repente nos sacude la nueva visión del espacio y hace que prestemos una mayor atención al cuarto y sus detalles que ahora es visto “bajo una nueva luz”. Lo mismo ocurre, aunque con mayores dimensiones, con un estadio. La iluminación, a la que poca veces el espectador le presta atención y que suele ser dada por sentada, juega un papel esencial aunque discreto. Así, con una nueva iluminación, la experiencia deportiva toma un nuevo aire y se renueva.

Un antes y un después

Para entender las dimensiones del cambio y su importancia hay que ver la iluminación que antes había. El estadio de los Sultanes de Monterrey contaba con un sistema de 238 luminarias de aditivo metálico que generaba un costoso consumo total de 326 kilowats por solo 500 luxes horizontales en toda la cancha. Además, tenían un alto costo de mantenimiento ya que requerían el cambio periódico de focos y balastros al igual que la limpieza de los reflectores. Ya que la luminarias eran de aditivo metálico los niveles de luxes disminuían debido a su depreciación.

El equipo que ahora alumbra el estadio regiomontano es el sistema Total Light Control- TLC for LED, de Musco Lighting que proporciona 1500 luxes en el diamante y 1000 luxes en el jardín. El equipo ofrece una excelente visión para los jugadores y espectadores, incluye encendido instantáneo y atenuación que optimiza el consumo de electricidad y efectos especiales de luces. La calidad de la iluminación mejora las transmisiones de televisión eliminando el efecto de “parpadeo” durante las repeticiones instantáneas y proporciona una luz enfocada en zonas del campo de juego.

Diagrama de la luminaria y poste utilizados para alumbrar el estadio.

El equipo de Total Light Control evita la contaminación lumínica al evitar que la luz se desperdicie fuera del campo. Asimismo, provee un mayor control de iluminación y, gracias a componentes internos y externos, permite dirigir la luz de los LEDs exactamente a la superficie requerida con lo cual se genera un alumbrado más eficiente. Esta tecnología es, por lo tanto, respetuosa de los cielos oscuros. Con todo esto las luminarias instaladas cumplen, por demás, con los requisitos que exige la Major League Baseball.

Por último, a través de los sistemas TLC-LED, Musco aporta todos los componentes necesarios para el control individual de cada luminaria a través de un protocolo de comunicación DMX. Cada luminaria LED no solo se enciende inmediatamente sino también se puede modular la intensidad de 10 a 100% dependiendo de cuanta luz se necesite en el momento. Además, se pueden crear efectos especiales con las luminarias para deleitar al público. Por ejemplo cada vez que Sultanes de Monterrey anota un jonrón, se activa un show con las luces del estadio creando una experiencia inolvidable para los fans.

El desafío que representó el proceso

La nueva iluminación representó también un desafío pues había que lograr los niveles de iluminación requeridos –prácticamente tres veces más de lo que había anteriormente–, con la misma estructura existente para instalar las luminarias. Tanto el techo como los postes del estadio tienen espacio limitado y, dada la proximidad del juego programado de la MLB a celebrarse en el estadio, simplemente no había tiempo suficiente para construir una nueva estructura donde montar luminarias. La solución estuvo en la eficiencia de TLC for LED de Musco con equipos adecuados según las necesidades particulares del estadio lo que permitió lograr todos los requisitos de iluminación exigidas por la MLB disminuyendo las luminarias de 238 a solo 144. De esta manera, el nuevo sistema se adoptó perfectamente a la estructura existente sin generar ningún costo adicional de construcción. Además, el consumo energético disminuyó de 326 kilowatts a solo 180, un ahorro mayor al 50%, mientras que al mismo tiempo la iluminación aumentó en un 60% con una mejor uniformidad en el campo y control de deslumbramiento.

Para los Sultanes de Monterrey ver su estadio renovado ha sido sin duda una ganancia, y una que además está asegurada –al menos en la iluminación– dado que Musco Lighting ofrece una garantía de diez años. Cada luminaria TLC for LED tiene un disipador térmico con un diseño único de enfriamiento por convección. Esto contribuye a garantizar la duración de los diodos LED por miles de horas sin complicaciones.

La iluminación del Estadio de los Sultanes de Monterrey demuestra que para iluminar –a pesar de lo avanzado de la tecnología– no están dadas todas las respuestas. Cada proyecto representa nuevos desafíos, unos más difíciles que otros, dependiendo de los requerimientos y el contexto del lugar. Y el éxito de un proyecto está en enfrentar esos desafíos con creatividad, y el trabajo multidisciplinario de un equipo para hallar la mejor solución posible en las circunstancias dadas.

Un estadio de larga trayectoria

En 1990 terminó la construcción del Estadio de Beisbol de Monterrey. Desde sus inicios fue sede de importantes eventos deportivos: el Estadio de los Sultanes fue en 1996 el primero en donde se jugó un partido de temporada fuera de los Estados Unidos; y asimismo el primero en que se llevara a cabo el Opening Day en 1999. Por estos eventos, y por varios más a lo largo de su existencia, la relevancia deportiva del estadio debía tener una luz digna de su historia.

La directiva del Estadio y el equipo Sultanes de Monterrey estaba en discusiones con las Ligas Mayores de Beisbol para ser la sede de uno de sus juego de temporada entre los Padres de San Diego y los Dodgers de Los Ángeles. Un requisito fundamental para lograr la sede es cumplir con las especificaciones de iluminación de la LMB la cual exige un promedio de 1500 luxes horizontales en el diamante “infield” y 1000 luxes en el “outfield”.

Más información en Musco Lighting LA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: