Museo Monetario de Beirut

Con este museo, el Banco de Líbano espera mostrar la larga historia de la moneda del país

BDL-MM_03_tcm47-2184385

A través de negociaciones rigurosas y una gran inspiración, la diseñadora de iluminación Chérine Sarofin Sacy transformó el Museo Monetario del Banque du Liban en Beirut en el primer museo del Líbano que utiliza sólo iluminación LED.

SI piensas en algunas innovaciones esenciales en la evolución de la humanidad, algunas cosas en específico vendrán a tu mente de inmediato: el fuego, las primeras herramientas, la rueda. El arquitecto de Líbano, Jacques Fayad, diseñador en jefe con Engineered Systems International, añadiría uno más a la lista: el dinero. En 2010, la Banque du Liban (BDL), el banco central de Líbano, pidió a Fayad que diseñara un museo en Beirut dedicado a la historia de la moneda. “BDL quería establecer un Museo de la Moneda con el fin de aumentar la conciencia pública sobre el papel del Banco Central”, dice Fayad. “También quería contar la historia del dinero como uno de los desarrollos más influyentes en la historia de la civilización humana”.

Esta es una historia particularmente importante dentro de la historia libanesa. El BDL fue establecida en 1963 después de muchos años de inestabilidad política y fiscal en el país. A partir de 1919, el Líbano tenía tres billetes diferentes. Con el Museo de la moneda, BDL espera mostrar la larga historia de la moneda del país.

BDL-MM_05_tcm47-2184386

Fayad tenía que encajar la larga historia monetaria de Líbano en 800 metros cuadrados de espacio. “Aunque es relativamente pequeño en tamaño, el proyecto del Museo de la Moneda fue técnicamente difícil”, dice Fayad. Se encuentra dentro de un edificio de 50 años de edad, existente en la calle Hamra, una de las vías más transitadas de la ciudad capital. El proyecto requiere mayor coordinación entre los especialistas en iluminación, la acústica, la seguridad, y la ingeniería. Una gran preocupación era preservar los billetes de papel de una fuerte exposición a la luz. Se decidió que el espacio expositivo de la moneda debe ser una caja opaca aislada dentro del museo con el fin de proteger a los artículos de la exposición de la abundante luz natural (200 luxes) del el vestíbulo.

Fayad convirtió a la diseñadora de iluminación Chérine Saroufim Sacy, en director general, asistente y socio de Idepconsult de Beirut. “Chérin tuvo que cumplir con estos requisitos y, al mismo tiempo proporcionar la luz suficiente para distinguir los colores de los billetes”, dice Fayad.

BDL-MM_07_tcm47-2184389

Sacy dice que uno de los mayores retos en este sentido fue la adaptación del ojo. “Líbano tiene días realmente soleados, como California”, dice ella. “Es brillante, incluso durante el invierno. Tuvimos que utilizar 50 luxes en el papel y monedas para no dañarlas, tenemos que llevar a los visitantes desde la puerta y el brillante vestíbulo, e ir bajando poco a poco la iluminación hasta que llegaran a los billetes y poder observar los pequeño detalles”.

Además de la complejidad que tuvo la estrategia de iluminación fue el hecho de que Sacy tuvo que trabajar dentro de un presupuesto muy ajustado. El museo no contaba con los recursos para diseñar la iluminación dentro de los casos de exposición reales. En cambio, Sacy tuvo que ser creativo con la forma en que se acercaba el encendido de las galerías. Un lavado de poca luz salvaguarda los billetes, pero se puede dar más potencia a esta iluminación para que el personal de limpieza pueda hacer su trabajo una vez que el museo está cerrado y las vitrinas están cubiertas. Usando proyectores montados en el techo, Sacy puede variar las potencias y la dirección del haz para concentrarlo en el dinero, teniendo cuidado de no cegar al visitante con este haz. Una iluminación ambiental adicional proviene de tiras inteligentes y personalizadas de LEDs lineales integradas en los cascos de aluminio.

Originalmente, el plan de iluminación pidió halogenuros, una decisión que se había determinado por el presupuesto. “El costo financiero en el Líbano es todavía alto cuando se trata de LEDs”, dice Sacy. “Todo es importado y los proveedores a menudo no pueden negociar con los fabricantes”.

BDL-MM_10_tcm47-2184388

Pero Sacy logró conseguir que los proveedores ofrecieran a concurso y ella convenció al cliente para cambiar solamente a LED, el primer museo en Líbano en hacerlo. “A mitad de la fase de implementación, empujó por un ascenso a LED, una opción que no era comercialemente viable en el tiempo de diseño”, dice Fayad. “Es a través de sus esfuerzos que hemos sido capaces de obtener esta opción a un precio dentro del presupuesto del proyecto”.

“El cliente; dice Sacy, no era plenamente consciente de lo que la iluminación LED podía hacer por el proyecto, tanto en términos de cuestiones estéticas, así como los costes de mantenimiento y ahorro de energía. “Yo tenía que educar a nuestros clientes un poco”, dice ella. “Ellos no estaban en contra de los LEDs, exactamente, per sí estaban muy interesados en el costo”.

Llevar ese tipo de promoción educativa para el trabajo fue parte de lo que hizo que el museo fuera un éxito, según Fayad. “Trabajar con Chérine es un proceso de aprendizaje constante en un entorno extremadamente amable y cooperativo (…) Ella no sólo cumple un criterio, sino que busca  la mejor solución posible a través de la investigación incesante y la investigación”.

El Museo de la Moneda se abrió en enero de 2014 y Fayad dice que la iluminación ayudó en gran medida a que el proyecto alcanzara sus objetivos. “Este proyecto fue un éxito en la prestación de un espacio agradable dando la bienvenida no sólo a coleccionistas y profesionales, sino también, y más importante, a la gente en general”.

BDL-MM_02_tcm47-2184391

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: