Origen y Nostalgia. Fuego

 Briznas de fuego, Andrea Quintero
Briznas de fuego, Andrea Quintero

Desde que era niño y hasta hoy he tenido diversas y fascinantes experiencias viendo los efectos que genera la luz. El fuego es una de ellas y he tenido buenas y malas experiencias con él. 

Si bien desde el principio de los tiempos el hombre ha tenido beneficios de este elemento, también se ha encontrado con un terrible enemigo de destrucción. 

Debió ser cuando contaba con diez años que jugaba con cerillas y velas encantado con el efecto de la flama, de la candela, que bailaba en un interminable coreografía y daba tonos indescriptibles de calidez al entorno. Llegué a tener varias velas en mi habitación para reproducir un ambiente que me daba un a sensación que incluso ahora me es difícil describir, debe ser que en el pasado remoto del hombre que se alimentaba y calentaba con fuego que adquirió un chip que se incrustó en el cerebelo, de esta manera le indicaba que al sentir o ver la llama discreta y tambaleante la asociara con bienestar y comida y claro al encontrarse con el fuego vasto e inmenso el temor surgía asociado. 

Las fogatas en campamentos de los boy scouts, mirábamos las briznas juguetonas que como fuegos artificiales marcaban la noche. 

Paul Trively
Paul Trively

Me comentaba Paul Trively, vicepresidente de la compañía Lutron, que como decía mi abuela, está ahora en el cielo, que el cerebro humano distinguía perfectamente la luz del sol y del fuego y que fuentes de luz diferentes como la fluorescente. Los aditivos metálicos y los leds daban un sentido artificial al ambiente, de manera que la forma más natural de sentir la luz era con el fuego, la luz del Sol y las lámparas incandescentes y que desgraciadamente las fuentes de Iluminacion contemporáneas no consideraban este hecho.

En el año de 1990 tuve un accidente, grave y revelador, en una gasolinera entré, en un taxi a tomar gasolina, el chofer se atendió solo y dejó la manguera atorada accidentalmente en la defensa del auto, al arrancar la separó de la máquina y la gasolina salió como un torrente, con fuerza e inundó el auto, estábamos adentro empapados de gasolina, salí instintivamente y una chispa en ese instante prendió la gasolina y quedé envuelto en fuego, salí corriendo y atravesé la calle convertido en una tea humana, me tiré en un camellón y traté de apagarme con tierra, desgraciadamente el fuego de gasolina casi no se ve y no sabía si estaba apagado o quemándome todavía, me paré y entré a una tienda de alfombras en donde las personas, atónitas me miraron con asombro y miedo, en ese momento estaba prácticamente desnudo y con quemaduras en el rostro y gran parte de mi cuerpo, la ropa se había esfumado, traté de entrar al baño para echar agua en mi cara que sentía que ardía y todos me rodearon para impedírmelo, en ese momento llegaron dos paramédicos que me escoltaron sin tocarme a la ambulancia, salí milagrosamente bien de ese percance, no quedó afortunadamente rastro de quemadura en mi hermoso cuerpo, y el trauma se diluyó a fuerza de platicarlo y ahora de escribirlo.

accidente

A pesar de esta experiencia sigo sintiendo que la luz de una vela me da tranquilidad y emoción, me asocia a un ambiente espiritual y de confianza. 

casa

Habiéndome encargado el proyecto de iluminación de una residencia, entrevisté a los dueños, una pareja joven con dos niños pequeños, estuvimos platicando acerca de todos los espacios de esta casa para encontrar las preferencias acerca de la luz en cada uno de ellos, en ocasiones ellos discrepaban de lo que querían y también había espacios en donde no sabían realmente lo que les gustaba en ese punto yo intervenía para darles sugerencias, así llegamos a la recámara en donde intenté mostrarles el uso de controles para las diferentes actividades de ese espacio, entonces, con la voz baja pero con seguridad la esposa, me pidió que quería una escena de luz para hacer el amor, el marido sonrojado asintió con la cabeza, entonces sugerí las velas, en muretes que colindaban la cama se colocaron platos blancos que adosados al canto se convirtieron en bases para velas en donde se podía vaciar agua, el efecto fue fantástico, desgraciadamente no puedo mostrar aquí una imagen de esa recámara, no obtuve el permiso de esta pareja, una vez terminada la casa me platicaban entusiasmados del efecto de luz tan propicio para hacer el amor de las velas colocadas alrededor de la cama, me dieron las gracias por darles una luz del amor.

 

pedraza
La Noche de las Velas, Pedraza, España

 

VELA por la PAZ.
Encendamos una VELA por la PAZ. Comunidad Colombiana en México

Cada 2 de Noviembre, con mi familia conformo un altar que recibe a nuestros muertos más queridos, en donde con fotografías, comida, pan y veladoras invitamos a que nos visiten nuestros difuntos y tengan un ambiente acogedor, el efecto cálido y solemne que da esta ofrenda me invita a la meditación, el recogimiento y me evoca pensamientos espirituales, tal es la fuerza que tiene la luz de la candela, unidad básica de los diseñadores de luz, de los escribanos iluminados.

Día de Muertos
Día de Muertos, Andrea Quintero

 

Fuego
Fuego, Andrea Quintero
Ofrenda
Ofrenda, Andrea Quintero

Me invitaron a el 48 Aniversario de ACOME, se realizó en un salón de convenciones de un hotel en Reforma, al entrar recordé el diseño de los candiles que da nombre al lugar, salón Constelaciones, por los años 80 diseñé dichos candiles para el hotel, en ese entonces un diseñador, Larry Silverman trabajaba en el diseño de las áreas comunes, me sorprendió que todavía, después de 25 años los candiles siguieran dando imagen y luz en este espacio, los tonos cálidos junto a los colores vibrantes de led, y el ambiente que se logra con esto, las luces incandescentes de estos candiles atenuado remiten a los antiguos elaborados con candelas y entiendo el valor escondido, casi perdido de esta fuete de luz que remita a los orígenes y claro, da nostalgia.

Salón Constelaciones
Salón Constelaciones, Hotel Nikko

 

Arq. Enrique Quintero L.

Diseño de iluminación Arquitectónica

Arquitectura  de  la  luz.

 

[email protected]

www.ldenriquequintero.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: