¿Qué es y cómo se mide la vida útil de un LED?

Uno de los factores a tomar en cuenta para calcular la vida útil de equipos LED es la depreciación lumínica

LED

La vida útil de una fuente de luz es la cantidad de tiempo en la que ésta funciona sin perder mantenimiento lumínico, es decir sin diminuir su capacidad de iluminación y se garantiza en función de la corriente a la que se alimente, la temperatura de la unión (Tj) y, en algunos casos, con respecto a la temperatura ambiente en las proximidades del LED.

La vida útil de una lámpara de LED, indicada por los fabricantes, se especifica con una nomenclatura especial. Las más comunes en tecnología LED son L70B10 o L70B50. Estas cifras hacen referencia al mantenimiento lumínico durante la vida útil del LED, que puede ser entre 30 mil y 100 mil horas, según la tecnología empleada. Aunque los más comunes cuentan con 50 mil horas de vida útil.

La nomenclatura L70B50 quiere decir que el 50% de las lámparas va a mantener un flujo luminoso de al menos un 70% a las 50 mil horas. En el caso de la nomenclatura L70B10, el 90% de las lámparas mantendrán un flujo lumínico de 70% a las 50 mil horas.

Aunque los LEDs ya son diseñados con ciertas especificaciones técnicas, hay otros factores que pueden influir en su tiempo de vida útil como la temperatura de funcionamiento y la corriente de operación.

led-azul

Las lámparas con esta tecnología no producen tanto calor como el resto. Para que el equipo LED funcione correctamente y su vida útil sea la máxima posible es fundamental disipar eficientemente el calor que se acumula en el chip. El exceso de calor puede llegar a disminuir la vida de una luminaria LED y puede afectar también a la calidad de la luz emitida. Cuanto mejor sea la disipación de calor, más larga será la vida del LED y mayor será el flujo luminoso emitido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: