Los sonidos de la ciudad (The Sounds of The City)

Con la incorporación de sensores de ruido en los postes, Los Ángeles explora otra aplicación para el alumbrado público conectado

Texto original por Susanne Seitinger

Traducido y publicado con la autorización de LD+A

Las luces de la ciudad son deslumbrantes, son más que luminarias ubicuas que iluminan el espacio público donde la gente vive, trabaja, compra, come e interactúa; son puntos potenciales de contacto con un papel significativo en nuestro mundo cada vez más digital. La innovadora iluminación LED ayuda a generar ambientes más seguros, más habitables y más receptivos, donde la infraestructura pública está tan conectada como nosotros. En términos globales, sólo el 2% de los sistemas de alumbrado público están conectados, pero de acuerdo con un reciente análisis de mercado de Philips, este número podría alcanzar un 35% antes de 2025. La iluminación conectada faculta a las ciudades para transformar cada punto de luz en un hub inteligente y cada poste en un elemento capaz de recolectar una serie de datos puntuales, proporcionando así valor agregado más allá de la iluminación básica. Las aplicaciones potenciales para el alumbrado público conectado son variadas y están en continuo desarrollo. Los datos recopilados podrían, por ejemplo, controlar la disponibilidad de cajones de estacionamiento en la ciudad; medir la contaminación atmosférica y el impacto del clima en las calles o monitorear el consumo energético; y, por supuesto, informar del estado de las luminarias y otros datos más avanzados para las operaciones.

Se estima que para 2025, la penetración del mercado del alumbrado público conectado será del 35%. Fuente: Philips Lighting

Una aplicación menos estudiada en el alumbrado público es la posibilidad de monitorear los niveles de sonido, esto consiste en promediar varias estadísticas como los niveles máximos y mínimos dentro de ciertas bandas de frecuencia sobre periodos determinados. Éstos abarcan un ciclo de 24 horas, no sólo la fase operativa de la iluminación durante la noche. El monitoreo acústico entorno al ruido ambiental se puede utilizar para supervisar el cumplimiento de las pautas de contaminación acústica, detectar incidentes o desarrollar modelos detallados de “paisajes sonoros” que informen a los administradores de la ciudad para la toma de decisiones a largo plazo.

La expansión de las Ciudades Inteligentes

La multitud de aplicaciones posibles a través del alumbrado público conectado nos lleva a considerar otros aspectos:

Nuevas capacidades generan nuevas responsabilidades. Mientras que algunas innovaciones desarrolladas con base en datos impactarán directamente a la iluminación, muchas otras agregarán valor a los dominios más allá de la iluminación tales como la supervisión de la calidad del aire, disponibilidad de estacionamientos, gerencia del tráfico o la seguridad pública. Para explotar plenamente el potencial del alumbrado público en otros dominios, es imperativo que las ciudades administren recursos a través de los límites tradicionales departamentales. Algunos ejemplos incluyen estrategias de adquisición, presupuestos para mantenimiento, evaluaciones de responsabilidad y control de calidad o calibración, especialmente en lo que respecta a la infraestructura crítica.

Las políticas de gestión de la información proporcionan un importante marco para la creación de valor. Compartir información recopilada por la infraestructura urbana con los ciudadanos y otros interesados puede mejorar la transparencia municipal, aumentar el compromiso ciudadano y estimular la aceptación de las políticas locales. Por otra parte, el acceso compartido condicional a los datos de la ciudad puede fomentar un ecosistema innovador que de lugar a soluciones orientadas ante imprevistos y retos con el aprovechamiento de una inteligencia colectiva más amplia. Para alcanzar estos ambiciosos objetivos es primordial adoptar una política clara de “datos abiertos” que proporcione directrices adecuadas para la gestión de los datos, atienda los aspectos de privacidad, garantice la calidad de los datos y asegure su fiabilidad general. “ Los Angeles Open Data Policy and Playbook” es un documento que proporciona tal marco.

Como se ve a través del ejemplo de Los Ángeles, la infraestructura existente, como es la del alumbrado público, puede ser una importante vía para aprovechar el Internet de las Cosas y atender las necesidades de las ciudades y sus ciudadanos. La iluminación de las calles, en su estructura omnipresente y uniforme, actúa como la columna vertebral en una ciudad más inteligente, un lugar para conectar dispositivos y adquirir información adicional sobre lo que ocurre a amplios grupos de interés en la ciudad, son receptivos y capaces de acceder a servicios adaptados a necesidades específicas. Colaboraciones con ciudades del futuro como Los Ángeles ayudarán a avanzar en la verdadera misión de las ciudades inteligentes: crear vidas más saludables y hacer que la gente se sienta segura y cómoda. La tecnología es un instrumento fundamental para lograr esos resultados.

Los mapas de sonido urbano pueden usarse para la planeación urbana a largo plazo.

El monitoreo del ruido ambiental proporciona datos continuos y consistentes sobre el ruido urbano, lo que permite a los planificadores apoyar en las decisiones de desarrollo urbano, como en la planificación del tráfico o la ubicación de una escuela. La intensidad sonora, por ejemplo, varía significativamente entre calles y también de acuerdo con la hora del día, especialmente durante las horas pico. Estos datos sirven para informar y monitorear las iniciativas de salud pública relacionadas con las condiciones ambientales. Además, el monitoreo del paisaje sonoro urbano puede llevar estos conocimientos al siguiente nivel mediante la medición de los niveles de sonido y la supervisión del cumplimiento de los límites reglamentarios. A diferencia de la mayoría de los monitores de cumplimiento tradicionales que se enfocan en ciertos umbrales, las métricas más avanzadas podrían incluir bandas de frecuencias altas o bajas más específicas. Con nuevos conocimientos, las ciudades son, en consecuencia, capaces de manejar los reportes por ruido de los vecinos, asociaciones de colonos y funcionarios de salud ambiental. Finalmente, los mapas de ruido también ayudan a contar con una planeación urbana informada a largo plazo. En casos de uso avanzados se puede hacer un análisis a profundidad para la obtención de información específica de la actividad en ese lugar.

El Caso de Los Ángeles

La ciudad de Los Ángeles entiende cómo la tecnología puede adaptarse a la manera en que las personas y las comunidades interactúan con su entorno. La infraestructura de iluminación de la ciudad se encuentra entre las más grandes del mundo y es uno de sus activos más valiosos. Por otra parte, la ubicuidad y la escala del equipamiento existente proporcionan los cimientos para realzar el potencial de la iluminación conectada. En la actualidad, Los Ángeles es pionera en la transformación de la infraestructura del alumbrado público como un catalizador para desplegar la tecnología y la funcionalidad del IoT a través de sus más de 215 mil puntos de luz.

El año pasado, el Departamento de Alumbrado Público de L.A. comenzó a introducir CityTouch, un sistema de gestión del alumbrado público conectado que utiliza redes móviles y tecnologías basadas en la nube para controlar las luminarias, supervisar su estado y analizar con precisión la cantidad de energía que consume cada punto de luz.  El sistema permite a la ciudad vincular directamente las actividades operativas en campo con su gestión administrativa de la ciudad.

El proyecto piloto en Los Ángeles ayuda a optimizar la inversión en infraestructura del alumbrado público con la adición de las posibilidades de las ciudades inteligentes, incluyendo la detección acústica y el monitoreo del ruido para mejorar los servicios públicos, la seguridad y la habitabilidad tanto de residentes como de visitantes y negocios locales.

Los Ángeles amplía el monitoreo del ruido ambiental con nuevos micrófonos conectados en los postes habilitados para el sistema Philips CityTouch. Desde los sensores montados en los postes hasta el software, analiza y comparte los datos. El piloto piloto produce percepciones detalladas sobre los ritmos dinámicos de la ciudad que informan más claramente sobre las operaciones de la ciudad. Estos datos generan un mayor entendimiento acerca de cómo el diseño de la ciudad y su uso impactan en el entorno a nivel de calle.

Administradores y urbanistas pueden monitorear los datos agregados a través de un panel de control actualizado con base en la nube. Este monitoreo activo puede ayudar a reducir la contaminación acústica al asegurar tiempos de respuesta más rápidos ante las quejas por ruido y, a largo plazo, mejorar las decisiones de planificación urbana. El estudio encontró sólidos patrones que reflejan la mezcla de usos en vecindarios residenciales o algunos ligeramente industriales. Se podrían identificar claramente incidentes específicos como camiones detenidos con el motor encendido en una zona residencial o el impacto de altos niveles de ruido en la vegetación.

Otro ejemplo clave de cómo los ciudadanos de Los Ángeles pueden beneficiarse del monitoreo del ruido ambiental en el futuro es el uso de estas tecnologías para reducir el tiempo de respuesta ante emergencias para apoyar en la intervención temprana del paciente. Gracias a las luminarias instaladas en las carreteras, autopistas, túneles y banquetas, la detección acústica puede identificar el sonido de una colisión automovilística. Tan pronto como se registra algo, el sistema puede proporcionar información oportuna y directa al sistema de alertas de la ciudad para la policía, departamento de bomberos y los servicios médicos de emergencia.

A través del proyecto piloto de CityTouch, Los Ángeles va más allá de la supervisión acústica. Los postes también obtienen parámetros de calidad de potencia (voltaje y frecuencia) continuamente y a una escala sin precedentes, ayudando al Departamento de Alumbrado Público a controlar el estado de su red de iluminación. Estos datos informan rápidamente a los administradores de la red sobre las interrupciones, y como resultado, los residentes y los negocios locales se benefician del rápido restablecimiento de la energía. Con el tiempo, los responsables del alumbrado público también se beneficiarán de datos más detallados sobre el estado de las luminarias, aumentando la eficacia de los planes de mantenimiento y los ahorros en costos, junto con los datos del estatus del sistema completo, lo que conducirá a la creación de modelos de mantenimiento más avanzados.

Susanne Seitinger, Gerente Global de Sub-Segmentos de Parques y Plazas de Sistemas Profesionales de Philips Lighting, es responsable de liderar la estrategia en torno al impacto de los elementos de iluminación programables LED para crear ambientes urbanos seguros, acogedores y receptivos. Recientemente publicó Light for Public Space, que proporciona una amplia visión de las últimas tendencias del diseño de iluminación de la ciudad. Seitinger recibió un BA de la Universidad de Princeton y un PhD, MS y MCP del MIT. Su disertación doctoral: “Narrativas alternativas para iluminar ciudades futuras” exploró los potenciales estéticos e interactivos para futuras infraestructuras de iluminación y de visualización.

 


Ayúdanos con tus respuestas:

¿Cuál es tu profesión?

View Results

Cargando ... Cargando ...

Giro de tu negocio

View Results

Cargando ... Cargando ...

Deja un comentario

17
Sep
Todo el día
21
Sep
Todo el día
26
Sep
Todo el día
12
Oct
Todo el día
1
Nov
Todo el día
2 Place de la Porte Maillot,
Paris,
Francia