Andreas Schulz, estrella del lighting design por accidente


Por Mario Aburto Castellanos

Hoy el nombre de Andreas Schulz es sinónimo de prestigio y vanguardia en el diseño de iluminación, y los proyectos que realiza en su despacho, Licht Kunst Licht han recibido muchos de los premios más importantes de la disciplina: desde el Compendium of Good Practice de la IALD (por el Georg Schäfer Museum en Schweinfurt, 2001), pasando por el multipremiado Telekom Bridge de Bonn (2011) hasta el más reciente Lighting Design Award 2012, en la categoría de proyecto internacional (interiores), por la iluminación del Columbarium Liebfrauenkirche de Dortmund; sin embargo, este lighting designer star llegó a la noble profesión, en sus propias palabras: “por accidente y desde una familia alemana normal, más o menos pobre”.

En el marco de las décimo cuartas Jornadas Internacionales de Iluminación, organizadas por la Sociedad de Ingenieros en Iluminación (IES), Sección México, Iluminet tuvo el privilegio de conversar con este espigado, entrecano y aparentemente serio alemán que, pese a su mediana edad, aún presenta y desarrolla sus proyectos con maquetas y dibujos, y sin el empleo de computadoras y software sofisticado, pues, en su opinión “el factor más importante para llevar a buen término un proyecto es la comunicación cercana y clara con tu cliente, aunque esto tome mucho tiempo y se valga de bocetos, incluso tipo cómic, para emular los ambientes de iluminación proyectados”.

Columbarium Liebfrauenkirche de Dortmund.  (cortesía de Licht Kunst Licht)

Durante su conferencia “Creating high quality lighting projects” se sucedieron uno a uno proyectos de iluminación tan grandes como el edificio administrativo para el primer ministro alemán y los laboratorios y oficinas en diferentes países de una compañía farmacéutica, o tan pequeños como la iluminación diurna del techo en una oficina de una empresa mucho más modesta. Con ese inglés fluido, salpicado irremediablemente por el original acento alemán, explicó los cuatro requisitos fundamentales para un proyecto de iluminación de alta calidad: 1) comunicación cercana y clara con el cliente, 2) visión clara de las etapas del proceso, 3) prueba de los prototipos y soluciones en condiciones reales, y 4) adecuación estricta al proyecto arquitectónico, todos bajo la coordinación fluida de un trabajo en equipo.

Más en confianza nos cuenta cómo desafió la herencia familiar y la típica formación alemana. Siendo su padre electricista, él estaba destinado a lo mismo, así que revelar sus gustos por la arquitectura estaba vetado; sin embargo, acabada la preparatoria estudió tres años una ingeniería técnica en electricidad y, casi al finalizar la carrera empezó a trabajar para una pequeña empresa de asesorías en instalación. Los clientes siempre se quejaban de los mismos problemas: demasiada luz, demasiado calor o demasiado consumo, y en la confusión nadie sabía cómo remediar tales retos, así que investigó y estudió la literatura al respecto, lo que le permitió conocer más que el resto de sus colegas y ser asignado a la resolución de dichos conflictos.

Ese círculo virtuoso de ser solicitado y capacitarse constantemente lo condujo, sin proponérselo, a ser un experto. Llegada la fecha de graduación, la promesa de empleo en la compañía para la que trabajaba se esfumó por la contracción económica del momento, así que eso le dio el valor de enviar una solicitud a una gran empresa en diseño de iluminación con la que soñaba trabajar algún día, que le respondió favorablemente y le llevó, “por accidente” y con el tiempo, a independizarse y ser lo que hoy es: una estrella del lighting design.

Andreas Schulz

Luego de su conferencia, en la terraza de ese centro de exposiciones a espaldas del hipódromo, Schulz aspira una bocanada de tabaco y, mientras se relaja exhalando el humo, medita su respuesta. “Cuando me inicié en el diseño de iluminación no existía una educación formal para la disciplina, entonces debías aprenderlo por tu cuenta. Por fortuna, como ingeniero eléctrico, me formé con sólidos conocimientos sobre la física de la luz y eso me facilitó el camino. Aún así, hoy es casi imprescindible una formación académica, pues el mercado ha cambiado mucho desde sus inicios y mi incursión; hoy hay mucha competencia, así que, además de conocer en general cómo funciona la luz, y puesto que el diseño de iluminación es sobre todo adecuación a la arquitectura, también se requiere dominar las diferentes técnicas y, por tanto, una educación específica”.

Orgulloso del equipo humano de su despacho, su rostro se ilumina cuando preguntamos ¿cómo conformar un equipo de trabajo de alta calidad? “En mis primeras experiencias laborales no había trabajo en equipo, el patrón te ofrecía un proyecto y tú debías trabajar en él. Como pueden ver no soy una persona muy alta, así que si requiero colocar una pieza a gran altura necesito del tamaño, la fuerza o la templanza para trabajar sobre una grúa, y quizás no cubra todos esos requisitos; lo mismo sucede en el lighiting design, no puedes satisfacer todas las necesidades de la disciplina con una sola persona”.
“Yo necesito de mi colega Thomas Moeritz para desarrollar fuentes de luz apropiadas, algunas veces requiero de la asesoría de un arquitecto para interpretar los planos porque, pese a mi experiencia, la complejidad de las estructuras arquitectónicas es tal que se requiere de expertos para concatenar las diferentes partes de un proyecto; gracias a la participación de las diferentes personas en el equipo puedo explicar al cliente las diferentes fases del proyecto, coordinarlas y llevarlas a cabo; el diseño de iluminación necesita de varias influencias y éstas no recaen en una sola persona, no conozco en todo el mundo de la profesión una persona que sea lo suficientemente perfecta como para realizar todas las cosas sola.”

El diseño de iluminación necesita de varias influencias y éstas no recaen en una sola persona, no conozco en todo el mundo de la profesión una persona que sea lo suficientemente perfecta como para realizar todas las cosas sola. A. Schulz

Y Schulz concluye para responder: “Un equipo de alta calidad se conforma con expertos en la propia área pero que conocen suficiente del resto de las otras diferentes, que reconocen la jerarquía del otro en la especialidad, que se comprometen con el proyecto y que trabajan con seriedad y buen humor. Y si el gremio reconoce al despacho por su desempeño, los premios deben ser compartidos con todo el equipo, pues es a él a quien se deben”.

Por último, cuestionado sobre las nuevas tecnologías de iluminación, y la de LED en concreto, responde categórico y con humor: “En el mundo del lighting design predominan los hombres, cuando éstos se hacen más viejos también se hacen más niños y, como pueden ver, muchos de los diseñadores de iluminación utilizan los LED como juguetes, ajustan cosas aquí y allá, y concluyen proyectos horribles que, sin embargo, se convierten en patios de juegos para niños”.

“De entre todo el proceso de lighting design, mi parte favorita sigue siendo la de construcción, esa en la que se prueban todas las soluciones pensadas para llegar a la más adecuada al proyecto.”

Proyecto de iluminación puente Telekom.

0 comentarios en “Andreas Schulz, estrella del lighting design por accidente

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: