Sensibilidad a la luz, más allá de fórmulas y tecnicismos

Lara Elbaz busca un estilo más femenino con matices, sombras, transparencias y colores vivos; donde la luz provoque emociones y sensaciones

IMG_0727

Lara Elbaz, interiorista y diseñadora de iluminación, es egresada de la Escuela de Artes Decorativas de Madrid con especialización en Diseño de Iluminación por el Instituto Europeo di Design. Socia profesional de la APDI, ha colaborado para proyectos de iluminación como la Expo Zaragoza 2008, Madrid Río, el edificio de oficinas Bonaire en Aldaia, Roda Golf & Beach Resort en San Javier, entre otros. Actualmente es diseñadora independiente y labora como docente en el Instituto Europeo di Design y en la Escuela de Arquitectura del IE University, en Segovia. Dirige con Rafael Gallego el Master de Iluminación del IED en Madrid.

 Iluminet: Lara, cuéntanos de tu primera experiencia con la luz.

 Lara Elbaz: ¡Oh, qué pregunta! ¿Cuál fue mi primera experiencia con la luz? Yo creo que fue en la escuela, cuando era estudiante. La    manera en que se imparte la materia de iluminación es tremendamente aburrida, es muy técnica, son fórmulas, son parámetros técnicos. Cuando estaba en clase, pensaba que la luz era algo más rico y más misterioso, que aportaba emociones y sensaciones que no tienen nada que ver con fórmulas. Creo que ahí fue donde tomé conciencia de la luz y de lo que realmente podría aportar a los proyectos de interiorismo y arquitectura. Creo que tenía 21 años.

 Iluminet: Y antes, cuando eras niña, ¿qué recuerdas de la luz?

 Lara: Tenemos la fortuna de vivir en un país (España) donde hay muchísima luz. Cuando empieza a calentar ese sol de invierno, lo buscamos y lo anhelamos. Ah, pero cuando empieza a hacer mucho calor, lo odias y deseas escaparte lejos del sol, a la sombra.

  Iluminet: ¿Una relación de amor y odio?

Lara: Es una relación de amor y odio, sí. Creo que nuestro clima es muy extremo, tenemos unas sombras que son bastante duras, que provocan contrastes duros. Recibimos una luz extrema y creo que eso se refleja en la manera en que hacemos iluminación de interior o en los espacios, sin matices, sin texturas, de manera dramática.

Iluminet: Durante la presentación pudimos ver que posees un amplio bagaje cultural, sensibilidad, pasión y amor por tu trabajo, platícanos de tus lecturas, de tus artistas, de lo que te mueve.

Lara: La verdad es que tengo la suerte de venir de una familia que adora el arte. Recuerdo que desde pequeñita mi madre tomaba mi mano para ir a exposiciones y era nuestro pasatiempo favorito. Los amigos de mis padres son artistas, así que siempre he estado en un entorno artístico. Ahí empecé a formar mi gusto artístico. Tenía una pasión absoluta por todo el arte ruso, el constructivismo y el cromatismo, me gustaba muchísimo Kandinsky, con sus coloridos intensos. Ahora me interesa un arte más poético, más femenino, no sé muy bien cómo describirlo. Con matices, sombras, transparencias, texturas diferentes. Me gustan las ferias de arte, hay cosas que me hacen experimentar algo más. Me interesan las nuevas tecnologías aplicadas al arte, desde la proyección hasta el mapping, que enriquecen mucho el mundo del arte.

Iluminet: ¿Cuándo empezaste a sentir este estilo de iluminación femenina?

Lara: Pues no lo sé, supongo que a medida que me he ido haciendo mayor. Las mujeres llegamos a un punto en que valoramos más la parte femenina. Quizá también porque he vivido en un mundo de hombres, puramente masculino: los instaladores, los electricistas, los fabricantes. He estado inmersa en un mundo muy masculino, demostrando todo el tiempo que sí puedo. Llegó un  momento en que no me interesó demostrar más nada, mas que disfrutar lo que hacía, lo que hago. Entonces me relajé, abrí otras puertas, descubrí otras sensibilidades a las que me estaba negando, que no me podía permitir.

Iluminet: ¿Cómo definirías tu estilo, qué colores, qué luminarios, qué técnicas, qué tecnologías?

Lara: ¿Cómo definiría mi estilo? Muy femenino. Mira, hablando de feminidad, me encanta el rosa. Sé que es un color muy cursi, que a la gente le parece horrible, pero a mí me gusta mucho. Me gustan los colores vivos, que vibran, como el rojo. A la vez me encantan los colores neutros, blancos, grises. Siempre que puedo juego con matices y texturas, es algo que me atrae mucho. Yo creo que voy buscando armonía, un equilibrio que proponga  elegancia y utilidad.

Iluminet: Cuéntanos de tu experiencia en Ríos de Luz.

Trabajo de iluminación en Ríos de Luz, Valladolid.
Trabajo de iluminación en Ríos de Luz, Valladolid

Lara: Ríos de Luz fue mi primer bebé que gesté y parí con todas las de la ley, un   proceso donde lo conceptual y creativo fue maravilloso. Rafael Gallego y yo teníamos mucha sintonía, hablábamos constantemente y salieron ideas muy bonitas.

Iluminet: ¿Cuál fue tu experiencia en Valladolid?

Lara: Pasamos días y noches, calor y frío, mucho tiempo ahí. No sé decir cuánto tiempo, pero era necesario para captar la esencia de la ciudad.

Iluminet: ¿De dónde surge la técnica y el rigor de tu obra?

Lara: Cuando terminé la carrera de interiorismo, hice un curso de iluminación en donde adquirí las bases y luego trabajé diez años en Philips, que quieras o no, curte, te vas impregnando de una técnica y una  tecnología que son los cimientos sobre los que puedes desarrollarte.

Iluminet: ¿En qué área de Philips te desarrollaste?

Lara: Haciendo todo tipo de proyectos primero, luego estuve a cargo del Centro de Aplicaciones de la Luz en Madrid. Ahí recibí a alumnos, a profesionales, a clientes, es una labor formativa en donde aprendí un montón porque prácticamente todos los días, durante un par de años, estaba hablando de luz, de tecnología, de técnicas. Una vez llegó un grupo de ciegos, gente increíble, que cambiaron completamente mis parámetros. Me di cuenta de cómo hablamos de la luz y aprendí  a modular completamente mi discurso para dirigirme a las personas que no veían, esa experiencia fue impresionante.

Iluminet: ¿Qué aportó a tu trabajo?

Lara: Conocer y darle valor a la sombra. Creo que en muchas culturas la sombra es la gran olvidada y es casi algo negativo. La luz y la sombra no se pueden disociar. Lograr ese equilibrio entre luces y sombras, de la experiencia de Valladolid, crea una visión completa, rica, emocional. Después de Philips empecé a trabajar en iluminación urbana al cien por ciento. Ahí descubrí cierta libertad  que no da la iluminación de interior, es casi como pintar con luz, claro que hay normativas que te encorsetan pero sigue siendo más libre.

Proyecto Captura tu sombra. Matadero, Madrid.
Proyecto Captura tu sombra. Matadero, Madrid

Iluminet: Si tuvieras que hacer algún proyecto en México, ¿qué te gustaría?

Lara: Sabes, no conozco México lo suficientemente. Pero, por ejemplo, la experiencia de Tajín fue impresionante, quizá por esa mezcla de pirámides en medio de la selva, ahí me gustaría hacer algo con lo que aprendí de las culturas propias. Tajín me gustó mucho porque es natural, es viva.

Iluminet: ¿Cómo fue tu experiencia como extranjera en el Workshop Luz y Arte?

Lara: Ah, eso fue muy interesante, por muchos motivos. Primero porque estaba acostumbrada a cierto nivel de materiales y de conocimientos de  mis alumnos y cuando llegué a Tajín no sabía qué alumnos iba a tener ni su grado de conocimientos, mucho menos los materiales con los que íbamos a trabajar. Y luego, aunque hablamos el mismo español, acostumbrarnos mutuamente a lo que queríamos expresar, conectarnos en la misma longitud de onda. En España, por ejemplo, se nos escapa una palabrota y es lo más natural. Eso no sucede aquí. Alguna vez se me escapó y yo veía la expresión de ¿qué ha dicho?

Iluminet: ¿El mexicano es creativo?

Lara: Sí, claro. Vi que cuando hay menos medios la gente es más creativa. A nuestros alumnos en España los tenemos tan mal acostumbrados porque les damos un montón de material, entonces no piensan tanto en lo que quieren hacer sino en lo que hacen con este material. En este caso fue todo lo contrario: ¿qué queremos hacer aunque tengamos poco material? Esa creatividad y chispa me pareció fascinante, buscar maneras de hacer cuando no hay con qué hacer. Me gustó ver cómo se emocionaban a medida que iban trabajando. Ellos no sabían muy bien a qué venían pero, conforme veían resultados, mostraban esa frescura y esa inocencia que tienen los niños, que yo había olvidado. Me pareció maravilloso.

Iluminet: Platícanos de tus proyectos, en qué andas.

Lara: Sí, es un poco secreto, no puedo hablar mucho de ello pero es de iluminación urbana y está siendo un producto complicado porque nuestro cliente no acaba de decidir qué es lo que quiere. Estamos con la bola mágica tratando de adivinar qué quiere y tratando de definir poco a poco cuál es la idea. Es un trabajo muy bonito pero bastante complicado y cuando esté adelantado ya les diré de qué trata.

Imágenes: laraelbaz.com

2 comentarios en “Sensibilidad a la luz, más allá de fórmulas y tecnicismos

  1. LARA. QUE PROFESIÓN TAN MARAVILLOSA Y DIFÍCIL HAS ESCOGIDO . SABER VER LA LUZ , PRESCINDIR DE LA LUZ, ANALIZAR LA DOSIS DE LUZ, PONER LA LUZ NECESARIA, EN EL MOMENTO Y LUGAR NECESARIOS …..
    PARA CAPTAR TODO ESTO ESTO, HAY QUE SER MAGA Y SABER
    TRANSMITIR LA NECESARIA ARMONÍA Y CONFORT, QUE A LOS QUE QUEREMOS INTENTARLO NOS DA VERDADEROS QUEBRANTAMIENTOS
    DE CABEZA ARMONIZAR LAS LUCES Y LAS SOMBRAS.

    ENHORABUENA !! MANUELA SANZ.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: