AURA; una experiencia de luz en la Basílica de Notre Dame de Montreal

El espectáculo combina iluminación, música y arquitectura para transportar a los espectadores a una aventura imaginaria

 

Foto por Moment Factory

Era el año 1824 cuando James O’Donnell comenzó a planear el diseño de la basílica de Notre Dame de Montreal; se imaginó un lugar decorado con colores ricos y elementos dorados que servirían para crear una comunión divina entre la basílica, las voces y los corazones de los visitantes.

Cerca de 200 años después, esa idea inspiró al equipo del despacho canadiense Moment Factory para crear AURA; proyecto que ilumina y dota de vida a este sitio histórico de estilo neogótico del siglo XIX.

Además de resaltar la arquitectura del recinto, AURA plantea al público vivir una experiencia que lo envuelva en su trama de 45 minutos de duración. Para lograrlo el equipo creativo decidió mezclar realidad aumentada a partir del juego de luces y sombras, y música original creada por una orquesta y un coro.

Con un total de 140 luces, 21 proyectores, cuatro láseres, 20 espejos y el uso de melodías, AURA despierta los sentidos del público y lo transporta a vivir una aventura “imaginaria” en la que las pinturas, obras de arte y detalles del recinto cobran movimiento y se destacan gracias a las instalaciones multimedia.

Pero, ¿Cómo se consigue un trabajo así?

Para el equipo creador la instalación fue un desafío. Se trabajó durante cuatro meses para producir el contenido visual, un año para la composición musical, 90 días en la instalación del material y un mes de integración del contenido y realización de pruebas.

Al diseñar la parte visual y debido a que el interior de la basílica está caracterizado por sus ricos detalles arquitectónicos, el sistema de proyección debía estar perfectamente integrado en el espacio. Para conseguirlo los diseñadores utilizaron X- Agora, software de mapeo desarrollado por Moment Factory, además de equipos especiales para escanear detalladamente.

El resultado fue la obtención de complejos mapas 3D de las superficies cóncavas dentro de la basílica, sus grabados decorativos y los colores que la adornan. Así, al diseñar las proyecciones se logró una reproducción más fluida que acentúa y pone en tintas de luz la riqueza de la arquitectura de la basílica y la belleza de las obras religiosas que se encuentran ahí.

Creada dentro de las celebraciones del 375 aniversario de Montreal y considerada como una de las creaciones más ambiciosas y creativas de Moment Factory, AURA ha dado luz y vida a este monumento emblemático de la ciudad desde marzo de 2017.

AURA fue pensado y ejecutado por un equipo de trabajo multidisciplinario conformado por un director técnico, un diseñador de iluminación, un programador, un integrador y un especialista en sistemas.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: