Así se certifica la calidad de productos lumínicos en México

El Director de Operaciones de NYCE, Juan Pablo Nava, nos explica. gg

¿Por qué es importante la certificación de productos de iluminación? Al no cumplir con las características exigidas por las autoridades mexicanas, algunas luminarias pueden causar daño a los usuarios, a su patrimonio o al medio ambiente. Es por ello que existen algunos organismos especializados que se encargan de certificar sus niveles de seguridad y eficiencia energética conforme a las Normas Oficiales Mexicanas NOM y Normas Mexicanas NMX.

Uno de esos organismos es NYCE, e iluminet platicó con su director de operaciones Juan Pablo Nava, quien explicó que en productos lumínicos se evalúan dos aspectos: seguridad de producto, para evitar dañar a seres humanos, seres vivos o el medio ambiente, y eficiencia energética, donde se analiza el flujo luminoso de las fuentes de luz y se determina si su consumo energético es excesivo o correcto de acuerdo con los estándares internacionales en la materia.

Antes de hablar sobre el proceso a seguir para certificar productos de iluminación, Juan Pablo Nava mencionó las normas mexicanas vigentes que abordan la parte de eficiencia energética:

Para certificar lámparas fluorescentes compactas autobalastradas está la NOM-017-ENER/SCFI. Para lámparas de uso general como incandescentes y a base de gas existe la NOM-028-ENER. Mientras que las NOM-030-ENER se refieren a lámparas de diodos emisores de luz (LED) para iluminación general, y la NOM-031-ENER se encarga de LEDs destinados a vialidades y áreas públicas.

Por la parte de la seguridad, la NOM-003-SCFI-2014 de productos eléctricos hace mención de otras normas como la NMX-J-307 respecto a los Luminarios de uso general para interiores y exteriores. Además de la NOM-064-SCFI-2000, que actualmente está en etapa de revisión y que especifica los métodos de prueba y seguridad de estos productos.

Respecto de los artículos decorativos y de temporada con luminarias incorporadas para la Navidad, se aplica la NMX-J-588-2017 incorporada en la NOM-003 ya mencionada. Nava aclaró que estos productos están bajo esta normativa por no tener como propósito iluminar, sino decorar.

Momento. ¿Aún realizan certificaciones para lámparas eléctricas de gas u otras fuentes de luz antiguas?

“A este respecto nos guiamos por lo establecido en las Normas Oficiales Mexicanas vigentes como la NOM-028-ENER de lámparas para uso general, que originalmente aplicaba a lámparas incandescentes, fluorescentes, a base de vapor de sodio y otros componentes químicos. Sin embargo, la misma norma ha venido prohibiendo la comercialización de algunos tipos de lámparas; las cuales salen poco a poco del mercado y se reemplazan por otras a base de LED o autobalastradas”, respondió el Director de Operaciones de NYCE.

¿Cómo es el proceso de certificación?

Antes que nada, cabe señalar que en México existe una infraestructura de al menos cinco laboratorios en los que se realizan las pruebas de Eficiencia Energética de lámparas LED o luminarios. Además, cerca de 10 instalaciones de este tipo con la tecnología necesaria para certificar la Seguridad. Estos lugares están aprobados para realizar esta tarea, ya que han demostrado su competencia técnica en la evaluación según la Norma.

Acerca del procedimiento de certificación, Juan Pablo Nava explicó que, como primer paso, las empresas pueden acercarse y darse de alta como usuarios de NYCE a través de un contrato. Entonces se les brinda una lista con todos los requisitos a cumplir y la lista de los laboratorios que tienen la capacidad de realizar las pruebas de sus productos.

Posteriormente, la compañía interesada debe ir al laboratorio, someter sus productos a pruebas, reunir la documentación técnica y pedir una solicitud de certificación. Los documentos dependerán de la norma en cuestión y de las especificaciones técnicas a evaluarse.

Una vez realizado el análisis del producto se determina con qué especificaciones cumple y se emite un certificado, que en caso de las lámparas LED dura tres años. No obstante, durante ese tiempo se hace un seguimiento de la lámpara o luminaria en el que se hace un muestreo y se continúa con las pruebas de laboratorio para determinar si aún cumple con la normatividad.

Después, si lo desea el usuario, pueden realizarse re-certificaciones o renovaciones. Algunas otras normas tienen una vigencia de un año, todo depende del esquema de certificación.

En caso de no contar con las especificaciones de las normativas se emite una negación de certificación y se le comunica al interesado el por qué no se cumplieron.

México y la normatividad. ¿Se cumplen las normas?

“Las normas son requisitos mínimos de seguridad o eficiencia energética que deben cumplirse. En México se ha hecho un gran esfuerzo para que así sea, tanto en la parte de los fabricantes, comercializadores y de organismos relacionados a la evaluación de la conformidad”, refirió Juan Pablo Nava.

Al compararse con otros países, ¿Cómo va el nuestro en torno a las certificaciones?

Nava enfatiza en que México va en buen camino, a la vanguardia, ya que es uno de los países que se compromete a nivel internacional; “México ha invertido mucho tiempo en el desarrollo y la evaluación de estos productos”, finalizó.

This is an ad!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: