La creación del FIDE desde la visión de uno de sus fundadores: entrevista con el Ing. Esteban Torres Briones

El Ingeniero habló sobre el arranque del proyecto, las dificultades y retos que enfrentó para alcanzar la meta del ahorro energético durante su ejercicio

En la década de 1970 la preocupación por el cuidado del medio ambiente cobró una mayor relevancia a nivel global. Prueba de ello fue la primera conferencia internacional para el cuidado del medio ambiente que se celebró en Estocolmo en 1972. En México, el interés por la ecología comenzó también, aunque lentamente, a germinar. La creación en 1990 del Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE) es parte de la historia de la cambiante relación del ser humano con su entorno. Una historia a la vez global y nacional pero que tiene también resonancias en las vidas individuales. La experiencia y labor del Ing. Esteban Torres Briones, miembro fundador del FIDE, es un testimonio de este cambio hacia un mayor interés por el ahorro de energía que, también se traduce, en algo mucho más concreto para los intereses inmediatos de instituciones e individuos: el ahorro de dinero.

En la entrevista que le realizó recientemente Iluminet, el Ing. Torres Briones dio cuenta de su trayectoria laboral y motivaciones personales que lo llevaron a estar, durante diecisiete años, al frente de la Gerencia de Servicios Municipales del FIDE. El Ingeniero habló sobre el arranque del proyecto, las dificultades y los retos que enfrentó para alcanzar la meta del ahorro energético durante su ejercicio.

La creación del FIDE

El Ing. Torres Briones señaló que el FIDE fue fundado en 1990 pero que ninguna obra comienza de la nada y esta institución tuvo, en sus predecesoras, un camino andado. Los organismos que antecedieron al FIDE se remontan a 1980 con la creación del Programa Nacional para el Uso de la Energía Eléctrica (PRONUREE), rebautizado en 1989 como Programa de Ahorro del Sector Eléctrico (PAESE), ambos enfocados en generar ahorro de energía en la Comisión Federal de Electricidad (CFE). También en 1989 y por decreto presidencial derivado de la tendencia mundial sobre el cuidado del medioambiental, se fundó la Comisión Nacional para el Ahorro de Energía (CONAE) que más tarde cambiaría su nombre a Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (CONUEE) en el 2008.

El FIDE es un fideicomiso privado mexicano, sin fines de lucro, constituido el 14 de agosto de 1990, por iniciativa de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en apoyo al Programa de Ahorro de Energía Eléctrica; para coadyuvar en las acciones de ahorro y uso eficiente de la energía eléctrica.

En la última década del siglo pasado se buscó expandir el ahorro de energía en México con acciones más concretas. ¿Pero cómo hacerlo? Fue entonces cuando se planteó la creación de un Fideicomiso, sin embargo, el primer obstáculo que se presentó fue el problema de su financiamiento. ¿Cómo solucionarlo? La respuesta se encontró tras la convocatoria de Mateo Treviño y un grupo de colegiados para la creación de una organización privada no lucrativa, de participación mixta. Un dato importante es que para su operación inicial se convocó a los jubilados de CFE que quisieran continuar su servicio a la Nación. Los fondos de este fideicomiso se obtendrían del pago de la factura eléctrica, dos de cada mil pesos, a Luz y Fuerza (LyF) y a la CFE.

A Nacional Financiera (NF) irían a parar los recursos destinados para el FIDE. Para que el Fideicomiso pudiera hacer uso de ellos debía de presentar los proyectos que pretendiera realizar con tales recursos. Posteriormente, tras ser revisados por el consejo, y si cumplían con los requisitos NF aprobaba su liberación.

Finalmente, en agosto de 1990, con iniciativa de la CFE, LyF, el Sindicato Único de Trabajadores Electricistas de la República Mexicana (SUTERM) y los principales organismos empresariales del país se creó el Fideicomiso de Ahorro de Energía Eléctrica. El FIDE se había constituido.

El Ing. Torres Briones en el FIDE, su trabajo en la Comisión de Servicios Municipales

Para el funcionamiento del FIDE se establecieron gerencias por sector: industria, uso doméstico, campo, sector comercial y servicios municipales. El Ing. Esteban Torres Briones fue asignado como gerente de esta última sección. La razón por la cual fue elegido para ese puesto fue su experiencia en la sección electromecánica de obras públicas, desde los años de la regencia de Alfonso Corona del Rosal (1966-1970), para la zona urbana más grande del país: la Ciudad de México.

Lo primero que hizo el Ing. Torres –contó en la entrevista–  fue proponer como plan de trabajo la realización de un proyecto demostrativo en cada estado del país. De este modo se difundiría la voz del trabajo del FIDE en apoyo de los municipios a través de la acción. El Ingeniero se propuso que con los proyectos que realizara la sección de servicios municipales del FIDE la facturación por consumo de energía eléctrica lograría bajar más del 50%. Este logro sería un ejemplo para atraer la atención de los municipios. Además, la obra pública de iluminación es de las acciones más necesarias para la seguridad y para la vida de los ciudadanos que deben proveer todos los gobiernos.

El Ing. Torres Briones sugirió obtener mediante las super intendencias de CFE una relación de todos los municipios en conflicto económico por sus cuentas de energía. La situación de estas alcaldías había llegado a tal punto que algunas tenían a su municipio a medias penumbras y con un ineficiente bombeo de agua al no poder pagar la energía que alimentara estos servicios.

Esa lista era la idónea para poder empezar. Y comenzó a hacer llamadas, con paciencia iba marcando los números dándole vuelta al disco de aquellos viejos teléfonos de antaño. La reacción de quienes estaban al otro lado de la línea era una natural sospecha y desconfianza. Era entendible, algún desconocido les marcaba de parte de una institución, para entonces desconocida, ofreciéndoles reducir su gasto de energía eléctrica por lo menos un 50%. ¿Demasiado bueno para ser cierto? –¿Vende usted diablitos?– le preguntaban. (En México los diablitos son puentes o bypass para robar electricidad.)

Click en la imagen para ampliar

El Ingeniero mencionó que la capacidad de ahorro de energía para el caso del alumbrado público era vasta en aquellos años de inicio de la década de 1990. Como ejemplo, lo que más se tenía instalado para iluminar las calles del país eran lámparas incandescentes de 1000W, luz mixta de 500W y de vapor de Mercurio de 250W. Así, con la instalación de nuevas luminarias más eficientes se podía ahorrar hasta 850W, si se cambiaran las incandescentes de 1000W.

El ahorro no sólo era de energía sino también en equipo, porque la vida de las lámparas más eficientes podía llegar a ser hasta de 24 mil horas, mucho mayor que las luminarias convencionales de hace tres décadas. Asimismo, se necesitaban menos postes para el alumbrado, un menor mantenimiento era requerido y, además, se generaba una luz más pareja. “Este fue el secreto de la cocinera –dijo el ingeniero Torres Briones– la clave del éxito que el FIDE logró en muchos municipios del país.”

El primer proyecto del FIDE para alumbrado púbico fue en Tepic, Nayarit. Para generar el ahorro se determinó comprar un equipo más eficiente. El proyecto fue presentado al cabildo de la ciudad que autorizó a recibir el financiamiento del FIDE  y a pagarlo, en un plazo de dieciocho meses, con los ahorros que le produjera el proyecto en su factura de energía. Sin embargo, se logró que la recuperación de la inversión promedio fuera en 10 meses.

El proyecto del FIDE no avanzó tan rápido como hubiera de esperar. De cada cien municipios que el Ing. Torres Briones contactaba, en promedio, sólo tres firmaban. Era frecuente que los representantes de los gobiernos municipales buscaran un beneficio personal a través del proyecto. Por ello, muchos pedían que fuera el municipio el que administrara el recurso o, siquiera, poder seleccionar al distribuidor, incluso si sus productos resultaran ser los mismos pero más costosos, contraviniendo toda lógica económica. Pero debe ser el FIDE el que se encargue de toda la ejecución del proyecto, no puede delegar esta función. Los gobiernos sentían que era –en cierto modo– una vejación de su autoridad: “el que paga manda”, le decían al Ingeniero. Así, muchas oportunidades se perdieron.

Los últimos años del Ingeniero Torres Briones en el FIDE

Si en los primeros años del FIDE resultaba complicado hallar municipios dispuestos a participar en un proyecto para el ahorro de energía, pasados quince años, el interés se disparó. El Ingeniero señaló que este cambio se dio por la mayor difusión de los efectos del calentamiento global a través de los medios de comunicación. Esto llevó a la sociedad mexicana a mostrar un mayor interés en el ahorro de energía y, a los gobiernos locales, en demostrar que tomaban acciones al respecto.

Tras diecisiete años a la cabeza de servicios municipales del FIDE, Esteban Torres Briones se retiró con la satisfacción del deber cumplido. El Ingeniero considera que el FIDE no sólo ha incidido en la disminución del consumo de la energía eléctrica sino que también ha tenido un impacto en la cultura nacional, de hacer consciente a los mexicanos de la necesidad de hacer un uso eficiente de sus recursos.

El Ingeniero Torres Briones contó que está buscando realizar otro proyecto, el Fideicomiso para el uso de Energías Renovables (FER), un proyecto similar al FIDE pero con una visión distinta. Sin embargo –señaló– que si bien apoya y busca impulsarlo, el proyecto –que está buscando su financiamiento– debe ser la responsabilidad y estar en las manos de las generaciones más jóvenes.

1 comentario en “La creación del FIDE desde la visión de uno de sus fundadores: entrevista con el Ing. Esteban Torres Briones

  1. En sus inicios, el FIDE bajo la dirección de ese gran líder que fue su Fundador y Director el Ing. Mateo Treviño Gaspari y su grupo de colaboradores y amigos de esa época (cuando un servidor estaba concluyendo su formación académica como Ingeniero Electricista de la ESIME Unidad Zacatenco y recién ingresado como Ingeniero de Pruebas en el Laboratorio de Alumbrado Público del entonces Departamento del Distrito Federal). Esas fotos son tan emotivas y muy valiosas por estar ahí el 1er. Gerente del Sello FIDE del mismo, el Ing. Efraín Aguado Rubio (quien también fue mi Profesor en Zacatenco), el apreciable Ing. Rolando Figueroa, el Ing. Odon de Buen, faltó el Ing. Adrián Varela y claro uno de los fundadores del FIDE, el Ing. Esteban Torres Briones que en ese momento en el inicio de la Gerencia de Servicios Municipales del FIDE (allá en Leon Tolstoi, Polanco, en donde estuvo el FIDE, tenía en su oficina un emblemático poste de alumbrado público con un luminario cabeza de cobra de HID (me acuerdo cuando lo llegaba a visitar).

    Un gran saludo al Ing.Torres Briones ahora dentro de ISB y en hora buena esa iniciativa de ese nuevo proyecto energético (FER).

    Gracias a Iluminet por refrescar un poco mi memoria con agradables recuerdos de esos grandes Ingenieros del FIDE,ATPAE,PAESE y ahora el CONUEE. El tiempo no pasa en vano y después de 26 años en el medio de la iluminación profesional, es gratificante el volver acordarme de esos grandes Ingenieros de CFE, algunos de LyFC, FIDE, ATPAESE, PAESE y el entonces CONAE, que tuve el gusto de conocer en su momento.

    Saludos.

    Ing.Gabriel Torres Aguilar.
    Gerente Técnico.
    L.J. Iluminación,S.A. de C.V.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: