Luz para un pequeño mar: iluminación para acuarios

Iluminar un ambiente marino requiere la luz correcta que permita la vida en un ambiente artificial

Imagen de Orphek.

Un pedazo de mar en tierra ha sido sueño y capricho de las personas por siglos enteros. En prismas transparentes hechos de vidrio se han intentado replicar pequeños ecosistemas acuáticos: algas, corales, peces y crustáceos. Los acuarios son un intento de imitar aquello con lo que la naturaleza nos ha sorprendido. Pero no es suficiente arrojar en una caja agua, flora y fauna marina para hacer de ese espacio un acuario, son necesarios muchos elementos y entre éstos uno vital es la luz.

En los acuarios la luz es esencial, no sólo provee de nutrientes a las plantas marinas y corales sino que también es capaz de resaltar los bellos colores de la fauna y flora de los arrecifes artificiales que hemos instalados en casas, hoteles y restaurantes.

Es importante elegir la iluminación correcta para los acuarios, una capaz de resaltar los colores deseados, que permita a las plantas marinas realizar la fotosíntesis y, claramente, una luz que no dañe la flora y la fauna y permita su desarrollo. Para ello antes será necesario conocer las especies que el acuario albergará para saber las necesidades biológicas y poder brindarles la luz idónea.

No es sólo una cuestión de brillo sino que es necesario brindar el espectro de luz que requiere la planta y, al conocer esto, seleccionar la luminaria que brinde el espectro adecuado. Algunas fuentes de luz pueden ofrecer una buena iluminación, pero con un espectro desigual lo cual pudiera resultar inadecuado para las necesidades de la flora del acuario. Igualmente, demasiada luz puede resultar dañino dado que la luz –al ser energía– puede quemar las plantas e, incluso, inhibir la fotosíntesis.

Imagen de Aquatix-2U.

El espectro va siendo absorbido en su paso a través del agua y por ello en su trayectoria cambia de color; esto se debe a que primero son las longitudes de onda más largas –rojo y amarillo– las primeras en ser absorbidas y las últimas son las azules, las más pequeñas. Eventualmente, toda la luz es absorbida –es por esto que entre más profundidad la atmósfera cobra un tono azulado y que los profundos fondos marinos se encuentren en perpetuas tinieblas. Por este fenómeno es que, por ejemplo, ciertos corales están más adaptados a longitudes de ondas cortas –luz azul– dado que es la que le alcanzará en mayores cantidades.

Lámparas para iluminar acuarios

Se han utilizado diversos equipos para la iluminación con los acuarios, cada uno con sus ventajas, desventajas y riesgos.

Fluorescentes
Las lámparas fluorescentes son tubos con vapor de mercurio a baja presión en un contenedor de vidrio cubierto con una capa de fósforo que convierte la luz ultravioleta del vapor de mercurio en luz visible. Estas luminarias produce luz con un espectro muy desigual, aspecto que perjudica a las plantas. Además, estas lámparas se degradan relativamente rápido al resquebrajarse la cubierta de fósforo lo que hace necesario un cambio de equipo relativamente frecuente. Por otro lado, está la cuestión de seguridad pues su uso implica tener voltajes altos dentro de un tanque y presenta el riesgo de ocasionar choques eléctricos que pueden matar a los peces. En el mismo sentido, estos equipos son de un material relativamente frágil y su interior contiene mercurio y fósforo que, de romperse, podrían envenenar a los habitantes del acuario.

Aditivo metálico

Estos equipos también tienen como agente el vapor de mercurio pero en alta presión que cuenta además con elementos metálicos para lograr una mejor reproducción de color. Sin embargo, su uso es muy costoso debido a la energía que utiliza y el costo de las lámparas y mantiene igualmente un espectro muy desigual. También tiene la desventaja de generar mucho calor y por ello es necesario tener un enfriador para mantener la temperatura del acuario en un nivel óptimo.

LED

El LED es actualmente la mejor opción. Es un equipo más eficiente, se puede enfocar el haz de luz y por ello la iluminación es mejor aprovechada ya que la luz se mantiene en el acuario en lugar de escapar de él. A diferencia de las otras fuentes, el LED no tiene mercurio por lo cual no hay riesgo de evenenamiento. El costo de su producción se ha reducido y continúa haciéndolo, también cuenta con un periodo de vida más largo, son atenuables –lo que permite aumentar o disminuir la iluminación según avanza el día–, compatibles con manejo de control, e incluso se pueden crear lighting simulations.

Imagen de Orphek.

Los acuarios son bellos y deben de estar bien iluminados para resaltar su belleza y mantenerlos en un estado saludable para sus ocupantes. Para ello es vital conocer la relación entre luminaria, luz, flora, fauna y medio.

Fuente:

Aqua Ray Aquarium Lighting

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: