Iluminación que restaura la singularidad cromática de los trabajos de Tintoretto

Para celebrar el 500 aniversario del natalicio de Tintoretto, la Scoula Grande di San Rocco en colaboración con iGuzzini revelan nuevo sistema de iluminación en la Sala Capitolare

El proyecto de iluminación para las obras de Tintoretto fue creado con soluciones inteligentes en iluminación proporcionadas por iGuzzini, y diseñado por el arquitecto y diseñador de iluminación Alberto Pasetti Bombardella, quien ha trabajado durante varias décadas en el mejoramiento de las condiciones actuales de diversas piezas artísticas y patrimonio cultural. 

Tintoretto (1518-1594) fue uno de los grandes pintores de la escuela veneciana y representante del estilo manierista. Sus obras destacan por un uso dramático de la perspectiva y efectos de luz, elementos que lo convirtieron en el precursor del arte barroco. Sus trabajos más famosos se encuentran en la Sala Capitolare, y consisten en treinta y tres pinturas, escenas provenientes del Antiguo Testamento que cubren el techo, y escenas del Nuevo Testamento en las paredes. Las pinturas, tanto en techos como en paredes, componen una obra grandiosa, que abarca dos períodos distintos de la producción artística del pintor italiano.

La Scoula Grande di San Rocco buscaba brindar un mensaje de solidaridad y fraternidad, con esta perspectiva el proyecto de iluminación para las obras de Tintoretto tenía el objetivo de revelar la manera en que el autor descubre “la luz” en la segunda mitad del siglo XVI, una luz que no sólo representa una percepción de la realidad, sino también la manera en que se muestra virtualmente la esencia de la naturaleza y de la humanidad. La luz como sinónimo de conocimiento y a la vez metáfora de la vida.

Por una parte, el proyecto de iluminación busca restaurar la singularidad cromática y figurativa de los trabajos de Tintoretto a través de la optimización de la experiencia de los espectadores. Es decir, se buscó innovar las formas de interpretación creando diferentes escenarios para las obras con el empleo de tecnologías LED que consiguen exaltar el atractivo emocional y dramático de las pinturas; por otro lado, también se trabajó en el embellecimiento de las decoraciones y arquitectura de las salas en las que se encuentran. 

El diseño de iluminación elaborado para las pinturas de Tintoretto se compone a partir de las condiciones preexistentes en el recinto, incorporando tres áreas principales de la instalación: dentro de las históricas lámparas de pie de Mariano Fortuny que iluminan el techo; a lo largo de las paredes para iluminar los lienzos verticales, las ventanas de piedra y las alegorías de madera; y en el pavimento, adyacente a la balaustrada del altar para iluminarlo. 

En el techo, las trece obras inspiradas en la biblia están iluminadas con luz de acento con proyectores View (con ópticas de 16°, 28° y 46°) instalados en las históricas lámparas de pie de Fortuny. Algunos proyectores View rectangulares con ópticas Opti Linear crean la iluminación indirecta y general del espacio. 

Por otro lado, para las paredes se adaptaron sistemas que garantizan la recuperación cromática y figurativa de los rasgos pictóricos y toques de luz del maestro veneciano, a través de un efecto semirrasante de abajo hacia arriba. La elección de un riel miniatura electrificado, que recorre los lados más largos de la sala, permite instalar nuevos cuerpos de iluminación debajo de los lienzos de Tintoretto que narran la vida de Cristo. 

Las alegorías de madera del escultor del siglo XVII, Francesco Pianta, están iluminadas con luz puntual y un delicado equilibrio de flujos luminosos que exaltan la tridimensionalidad y la expresividad de las figuras representadas. Para obtener este efecto se sustituyó la iluminación anterior de incandescencia por los proyectores Palco sobre un riel Low Voltage. 

En correspondencia con el altar los armarios están iluminados por un sistema de pavimento de doble flujo luminoso compuesto por luminarias Palco con óptica de 42°, que aseguran una luz velada difusa sobre el conjunto de la superficie vertical y por luminarias Palco Framer, siempre sobre raíl Low Voltage, que valorizan los bajorrelieves de Giovanni Marchiori. 

Los históricos focos perimetrales, elementos caracterizadores del contexto arquitectónico, se han conservado potenciando su eficacia mediante las luminarias circulares diseñadas en exclusiva por iGuzzini, con apantallamiento ópalo y tecnología RGBW, que sustituyen a las anteriores. La luz blanca emitida tiene una temperatura de color muy cálida, 2500 K, que evoca la histórica incandescencia de las velas. El efecto de la luz en color de estas luminarias solo se utiliza durante eventos o ceremonias especiales. Para iluminar las obras de arte presentes en el resto de la sala, se utilizaron principalmente dos temperaturas de color: 3000 K es la temperatura elegida para valorizar las obras pictóricas del maestro veneciano y el techo dorado, mientras que para los elementos de madera, sin dorados ni tonos claros, se eligió una temperatura de color de 2700 K capaz de enfatizar el efecto plástico de la madera. En adición, todas las lámparas tienen un índice de rendimiento cromático superior a 90. 

This is an ad!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: