Luz y sombra en la animación

El auge de la animación con siluetas se debió en gran medida a la cineasta Lotte Reininger quien lo impulsó a principios del siglo XX

El cine es un arte envuelto enteramente por la luz, todas las técnicas y aparatos inventados antes del cinematógrafo como las sombras chinescas, el kinetoscopio o la cámara oscura funcionaban a partir de principios que radican en torno a ella. En esta ocasión hablamos de cómo su eterna acompañante, la sombra, participa directamente en la narración de una historia de manera visual, una práctica que se desarrolló mucho antes de la aparición del cine en el siglo XIX.

La animación con siluetas es una forma antigua de narración y entretenimiento que utiliza figuras recortadas y articuladas para proyectarse manualmente sobre un lienzo o pantalla blanca. Para crear diversos efectos, las marionetas pueden elaborarse con materiales de color translúcido y ser accionadas a través de varas de madera.

Las evidencias más antiguas se pueden rastrear a unos cuatro mil años de antigüedad en países como China, India o Indonesia. La tradición se mantuvo vigente con el pasar de los siglos y como consecuencia de las relaciones con Europa, estas prácticas culturales se conocieron en Occidente entre los siglos XVII y XVIII.

Con el devenir de los años, una fracción del teatro de sombras evolucionó en placas proyectadas y finalmente pasó a formar parte del séptimo arte gracias a una pionera del cine animado, Charlotte “Lotte” Reininger, artista alemana quien recuperó este método para contar historias, le dio nuevas formas y lo impulsó a principios del siglo XX.*

Participó en diversos proyectos fílmicos desde 1916, incluyendo diseños de siluetas para directores como Fritz Lang o Rochus Gliese, y cortometrajes como La Cenicienta o El adorno del corazón enamorado. Su primer largometraje animado llamado Las aventuras del príncipe Achmed se estrenó en 1926, once años antes de Blanca Nieves de Walt Disney (que suele reconocerse como el primer largometraje de animación).

Más allá de reconocer a Las aventuras del príncipe Achmed como uno de los filmes precursores en su técnica, es una obra de gran calidad, con escenas cómicas, batallas impresionantes y criaturas exóticas. Siluetas de papel en movimiento frente a una luz inerte que logran provocar en el espectador un contraste de emociones.

Para sus filmes, utilizó la cámara multiplano (cabe señalar que el primer uso documentado de esta cámara fue de nueva cuenta con Reininger). Como lo describe su nombre, este mecanismo tiene múltiples niveles, en la parte superior se encontraba la cámara, posteriormente se ubicaban cada una de las bases donde eran instalados los personajes o la escenografía de manera superpuesta. Finalmente, la fuente de luz se encontraba en la parte inferior para proyectar las sombras y así generar el efecto de una escena homogénea.

Con el tiempo, otros estudios, principalmente Walt Disney, utilizaron y mejoraron su aplicación, incluyendo diseños a color así como mayor dinamismo al momento de animar, lo que abrió camino al desarrollo de la animación que conocemos hoy en día.

Si bien esta técnica cayó en desuso, no significa que estuviera por completo obsoleta, Noburo Ofuji también trabajó con siluetas a lo largo del siglo XX, con obras como La historia del rey mono (1926) o Kujira (1952) y más adelante, el cineasta francés Michel Ocelot con Príncipes y princesas (2000) y Cuentos de la noche (2011).

De igual forma, el desarrollo de nuevas tecnologías trajo consigo la posibilidad de combinar lo mejor de dos mundos, como la puesta en escena del artista Legrand Bemba-Debert, quien presenta la esencia de las siluetas de Ocelot con un escenario completamente digital y títeres de carne y hueso, los cuales asemejan a la técnica original.

**En la primera década del siglo XX, hubo diversos cineastas quienes experimentaron con las siluetas como Charles Armstrong y su cortometraje The Sporting Mice en 1909, no obstante sería Lotte quien definiría la técnica habitual para este tipo animación.

BIBLIOGRAFIA
Loiseleux, Jacques, La luz en el cine. Cómo se ilumina con palabras, cómo se escribe con la luz, Ediciones Paidós, 2005
Chen, Fan Pen. “Shadow Theaters of the World.” Asian Folklore Studies, vol. 62, no. 1, 2003, pp. 25–64. JSTOR, JSTOR, www.jstor.org/stable/1179080.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: