El mito de Roma y el reto de la iluminación museográfica

Limarí Lighting Design desarrolló el proyecto de iluminación y fue uno de los proyectos ganadores de la Tercera Bienal de Diseño de Iluminación en Iberoamérica

.

Una de las aplicaciones del diseño de iluminación preferidas por los diseñadores es la que se refiere a la iluminación museográfica, pues en ésta, dependiendo de qué tipo de ambiente se desea lograr y de las obras exhibidas, deben adaptarse diferentes soluciones. 

Pues como todo ejercicio profesional, el diseño de iluminación museográfica es un desarrollo complejo que requiere conocimientos técnicos y de diversas ciencias. Sin embargo, el mayor reconocimiento es que el trabajo pase desapercibido para los visitantes al recinto, y que al mismo tiempo se cumpla con las intensiones del creador del espacio arquitectónico y del museógrafo, tal como ha afirmado el ingeniero Victor Palacio.

Para el El mito de Roma, que fue una muestra temporal que se presentó en el Centro Cultural Palacio de la Moneda en la Ciudad de Santiago, el proyecto de iluminación consistió en resolver la iluminación para las piezas, ya sea que éstas se encontraran dentro o fuera de las vitrinas, en murales, o islas. El reto en esto, de acuerdo con Limarí Lighting Design, el estudio encargado del diseño de iluminación, fueron los colores usados en las salas, para lo que se precisó realizar diversas pruebas en laboratorio con colores y equipos de iluminación similares a los del Centro Cultural.

Otro de los desafíos consistió en iluminar las piezas de forma que se despegaran de su entorno, efecto que se consiguió con diferentes fuentes lumínicas. 

Esta exposición estuvo compuesta por un total de 146 piezas de la colección de los Museos Vaticanos que conformaron un recorrido por más de 1000 años de historia del arte, que va desde la fundación de Roma como un pequeño asentamiento a orillas del río Tíber (siglo VIII a.C.) hasta la caída del Imperio Romano en el 476, durante la propagación del cristianismo (siglo V d.C.).

Ahora, por ser el caso de una muestra de arte clásico, fue necesario cuidar en gran medida la reproducción de los colores en cada pieza, además de las texturas en esculturas; y por otro lado, se la selección de luminarios también fue sumamente cuidada, para evitar que estos que no dañaran las obras. 

Entre las piezas exhibidas se encontraban pinturas, frescos, estatuaria, mosaicos, relieves, bustos, cerámica y otros objetos que han sido atesorados a lo largo de los siglos por los pontífices. 

Este proyecto, desarrollado por Limarí Lighting Design para Fundación Centro Cultural Palacio de la Moneda se finalizó en el 2017 y fue uno de los proyectos ganadores de la Tercera Bienal de Diseño de Iluminación en Iberoamérica. 

This is an ad!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: