Museo del Chocolate en Colonia estrena iluminación por su 25 aniversario

El histórico edificio se renueva para dominar la escena nocturna de la orilla del Rin

 

Con información de iGuzzini

Adquirido en 1993 por Hans Imhoff Stollwerck, y convertido en el Museo del Chocolate, este edificio es uno de los destinos más visitados de Colonia. Con motivo del 25 aniversario del museo, la antigua iluminación exterior caracterizada por el uso homogéneo del color azul en todas las fachadas, fue sustituida por una iluminación de LED que hace visible el conjunto desde lejos y desde la orilla opuesta del Rin.

Ahora el edificio Imhoff domina la escena nocturna: la estructura y los detalles de la fachada se enfatizan con un escenario luminoso creado por a+g Licht, que renunció al uso de luces de color en favor de la calidez de la luz blanca.

Los proyectores de LED MaxiWoody, instalados sobre poste y en las fachadas adyacentes, incorporan lentes Opti Smart que aseguran una distribución de la luz particularmente homogénea sobre la piedra natural y sobre el enlucido de la fachada histórica. Esta iluminación se integra con empotrables de pavimento Light Up Earth con óptica Wide Flood que crean un juego de luces y sombras sobre los detalles. Los proyectores iPro se suman con discreción a la construcción de acero del puente giratorio, y esta solución integrada ensalza el valor de ingeniería de la obra.

El edificio semicircular de oficinas, situado en el lado sur, está caracterizado por una rejilla subrayada por 114 luminarias Trick con efecto lama de luz a 180º, que están instaladas al centro de las ventanas en la parte superior. De este modo, cuando se apagan las luces de las oficinas, el edificio parece flotar sobre la base revestida de aluminio en la que está colocado.

Además, en el vestíbulo, desde donde se distribuye el tránsito interno de la estructura, los proyectores instalados y perfectamente integrados en el techo dejan caer una luz homogénea similar al efecto de la luz natural, mientras los empotrables Laser, utilizados en la zona del ropero y de la pared de exposición curva, facilitan la orientación contribuyendo a dar vida a la atmósfera luminosa.

This is an ad!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: