Parlamento de Lausanne-Tercera Bienal iberoamericana de iluminación

Parlamento de Lausanne
Lausanne, Suiza
reMM

Despacho: reMM
Equipo: Michela Mezzavilla, Milena Rosés Lloret
Cliente: Bonell i Gil Arquitectos
Arquitecto: Bonell i Gil Arquitectos
Año de finalización de la obra: 2017
Fotografía: Lluís Casals, Roberto Eleuteri

En el 2017 se inauguró en Lausana la nueva sede del parlamento del Cantón de Vaud. El edificio, obra de los arquitectos Bonell y Gil, y Atelier Cube, surge sobre ruinas del siglo XIII y busca el equilibrio entre la construcción tradicional y las nuevas tecnologías. El proyecto sintetiza lo viejo con lo nuevo, en perfecta integración, generando elementos arquitectónicos de geometría atemporal. El proyecto ha sido seleccionado en los premios FAD internacionales de arquitectura.

El proyecto de iluminación busca una intervención elegante, integrada y no invasiva. La esencia  estructural del proyecto exige el mismo esfuerzo de esencia lumínica, aprovechando las tecnologías existentes para emplear el mínimo número de puntos de luz. Como concepto general, la iluminación artificial destaca lo nuevo, mientras lo antiguo recibe luz reflejada y es acentuado solo puntualmente en algunos detalles.

La Sala de plenos, de 290m2, representa el grande desafío estructural y lumínico del encargo. El techo que la cubre tiene una altura de casi 15 metros. Su novedad constructiva radica en un atrevido diseño estructural sin vigas, que genera una enorme pirámide interior ininterrumpida que culmina en un gran lucernario. La iluminación busca una solución idealmente invisible, que cumpla con las exigentes prestaciones lumínicas requeridas por las actividades parlamentarias y por la transmisión televisiva. Se diseñó un sistema que simulara la entrada de luz natural desde el lucernario superior: totalmente pintado en blanco en su interior, se convierte en una caja de luz desde las cual proyectores LED de alto flujo lumínico y de ópticas muy controladas lanzan sus haces. Otros pocos proyectores están instalados en la cruz central, para aportar un acento sobre las mesas presidenciales y conseguir más uniformidad en las zonas laterales. Un sistema de control permite adaptarse a las diferentes condiciones de luz natural exterior.

n monumental portal de hormigón, iluminado con uplights de haz intensivo, enmarca el acceso al Parlamento. El nuevo edificio encuentra su espacio vital encajándose en el medio de lo antiguo y un gran volumen de luz emana entre los edificios existentes para comunicarlo. En el gran Hall conviven impolutas superficies de hormigón y ruinas históricas. La luz artificial busca lo nuevo; su luz reflejada reinterpreta lo antiguo y un sutil uplighting destaca solo algunos detalles arquitectónicos desgastados por los siglos. El espacio se ilumina desde el techo, consiguiendo establecer jerarquías visuales colocando pocos proyectores con ópticas, potencias y enfoques muy calibrados. En el Hall se desarrolla una escalera de triple altura que cuelga de un solo tirante. Su esencialidad estructural pide un esfuerzo de esencialidad lumínica. La luz recorta perfectamente su silueta en el espacio, destacándola como una pieza escultórica. Esto se consiguió estudiando al detalle la colocación, las ópticas y la orientación de las luminarias.

En el Vestíbulo, el reto ha sido emplear solo luz indirecta, para destacar la nueva cubierta de hormigón, cumpliendo con niveles lumínicos exigentes, para diferentes usos del espacio y empleando pocos puntos de luz. La solución vino con unas luminarias de dimensiones monumentales, enfocadas hacia techo y con diferentes settings lumínicos. Las paredes en piedra se realzan con un sutil uplighting en las aberturas.

Un último desafío para todo el equipo fue el descubrimiento durante la obra de una pintura del siglo XIII, que obligó a una redistribución de los espacios. Se trata del único elemento histórico que se ilumina con un acento especial, haciéndolo emerger desde la oscuridad de una manera mágica, tal y como emergió del olvido por sorpresa, cuando fue descubierto durante las excavaciones de la obra.

La Sala del Gran Conseil parece estar iluminada con luz de día también por la noche. Hay muy pocas luminarias colocadas respetando la arquitectura del espacio. Todos los efectos de luz están muy estudiados para conseguir el mejor resultado con el menor impacto visual en la estructura del edificio.

Un gran espacio de plasticidad icónica y atemporal que pide una iluminación cuidadosa y coherente con los criterios del proyecto. El proyecto comportó un gran desafío técnico debido a sus alturas y al requisito de usar el mínimo número de puntos de luz.

Hacia la Luz
Casa Fuerte
Comparte este proyecto:
Nota:

* La hoja de contactos de fotografías fue hecha por Iluminet para facilitar la revisión del proyecto.

* La descripción escrita es el texto original que cada despacho mandó en el formato de participación.

(11 votos) La votación se ha cerrado
Cargando...
Ingresa