La Estela de Luz, más allá de la polémica

estela-iluminet

Si una obra ha sido polémica en los últimos años en México, de hecho y por derecho propio, ha sido la Estela de Luz, inaugurada recientemente y con más de un año de retraso respecto a la planificación inicial, y a los eventos que conmemora: el Bicentenario de la Independencia y los 100 años de la Revolución.

Por las dimensiones del proyecto, por lo menos en lo que a iluminación se refiere, este es uno de los más grandes de México y a la altura de obras destacadas a nivel mundial. Sin embargo, lo menos conocido en todo el tsunami de opiniones y críticas generados por la obra es el importante trabajo realizado por profesionistas y técnicos mexicanos para asumir y vencer los retos para la instalación y control de la  iluminación de la Estela de Luz, implementada desde el interior de los 1704 paneles de cuarzo que se despliegan por ambas caras del monumento de 104 metros de altura.

Iluminet tuvo la oportunidad de realizar un recorrido por la Estela de Luz para conocer los pormenores del proyecto en voz de los directores de Mantenimiento Arquitectónico Integral (MAI), el arquitecto Pedro Garza, y los ingenieros Marco Góngora y Jorge Zinser, encargados de adecuar y ejecutar el reto de un proyecto que, cuando asumieron, llevaba más de un año de retraso respecto a la planificación inicial.

Asimismo, la tecnología atrás de la Estela de Luz corrió a cargo OSRAM México y de Traxon Technologies, encabezados por los ingenieros Daen Zavala y Guillermo Escoffíe. El equipo conformado por MAI y OSRAM sólo necesitó (aunque fue necesario trabajar a marchas forzadas) cuatro meses y tres semanas para completar la instalación y programación de los equipos de iluminación.

“La mayor dificultad fue, contrario a lo que puede creerse en una obra de este tipo, el trabajo hormiga, con varias pruebas de calidad antes del montaje final de los paneles en sus sitios”, señala el ingeniero Marco Góngora. Con respecto a la instalación del luminarios dentro de los paneles de 70×140 cm, explica que se desarrolló un sistema de sujeción y un accesorio de acrílico que funciona como difusor y transmisor de luz, el cual tiene como objetivo mantener la uniformidad en toda la cara frontal del panel y evitar sombras en la cara del cuarzo, dando una gran uniformidad. Este acrílico cumple con dos funciones: fijar el luminario con el ángulo correcto para aprovechar mejor la emisión de luz y evitar la sombra descrita.
estela-iluminet

Durante el recorrido se señaló que el proyecto utiliza dos modelos de luminarios especialmente diseñados para la Estela de Luz: 1136 de 36 LEDs y 568 de 30 LEDs, lo que da un total de 57,936 LEDs que se controlan de manera independiente. Para el funcionamiento de los luminarios solo se necesita cable UTP de alta transmisión de datos con protección UV, el cual va desde el cuarto de control a cada una de las luminarias, lo que da una longitud total aproximada de 220 kms de cable. Cabe mencionar que el cableado esta perfectamente ordenado y no se ve ni ensucia el monumento. Este sistema de control con cableado tipo ethernet es una gran ventaja, ya que en el mismo cable va toda la información, la alimentación y es multidireccional, con lo que se simplificó mucho la instalación.

Durante el recorrido por la Estela de Luz, Pedro Garza comenta a Iluminet que en una visita que realizó el señor Wolfgang Gregor, vicepresidente global de sustentabilidad de OSRAM , el directivo quedó gratamente sorprendido y señaló que no existe nada semejante a nivel mundial, con soluciones tecnológicas sencillas y a la vez verdaderamente e innovadoras.

“El reto de iluminación a partir de un proyecto ya establecido era lograr la mayor uniformidad tanto en la apertura de los LEDs, como en la composición de los mismos”, continua Marco Góngora. “Ubicado el ángulo de mayor eficiencia y tiro de luz más largo, enfrentamos el reto de la sombra que el luminario generaba debajo, por lo que después de varias pruebas comenzamos a trabajar con diferentes acrílicos hasta diseñar uno que permitiría que la luz pasara y enviara una parte de ella hacia la zona inferior y disipara la sombre generada por el luminario. El resultado es impresionante, al mover el acrílico logramos evitar las sombras sobre el panel, a medida que el acrílico se desliza hacia su posición la luz va invadiendo todo el espacio” añade Góngora.

estela de luz-iluminet

El Sistema de Control

Uno de los aspectos más importantes del proyecto de iluminación de la Estela de Luz es el sistema de control individual de los 57,936 LEDs que integran la obra. La visita continuó hacia el cuarto de control, el corazón del monumento, ubicado debajo de la edificación, donde apreciamos los racks especialmente diseñados para el alojamiento de los equipos y con un ambiente y temperatura controlada.

Los responsables del proyecto comentan que el equipo de control general de la Estela de Luz está conformado por un sistema llamado “Lighting Control Engine” (LCE), un servidor que tiene la capacidad de integrar audio y video, lo que hace que los equipos reaccionen de manera inmediata y controlada en cada uno de los paneles. Las fuentes de poder denominadas “LED Engine” son los equipos que reciben la señal de control y envían energía y señal en un solo cable UTP a cada uno de los luminarios.

Las posibilidades creativas de la iluminación de la Estela de Luz son muy amplias, señala el arquitecto Garza, a nivel de programación, el software denominado “e:cue Programmer” de Traxon tiene la capacidad de controlar de manera independiente cada uno de los equipos, así como cada uno de los canales de los propios equipos. Este sistema está en la plataforma Windows y trabaja de una manera dinámica con el usuario, lo que permite elegir diversas formas de programación, como: efectos aleatorios, reproducción de texto y de videos (media player), sound to light®; el cual permite activar, por ejemplo, los luminarios dependiendo el nivel de decibeles que provoque algún evento en los alrededores de le Estela de Luz, como un concierto o cualquier otra celebración masiva.

ecue-iluminet

Una de las “preocupaciones” de los detractores del proyecto se refiere a la importación y necesidades de trabajos fuera del país, como el cuarzo importado de Brasil y procesado en Italia. “Lo más sencillo hubiera sido hacerlo aquí si contáramos con la tecnología y la calidad necesaria en cuanto a procesos y materiales”, dice Marco Góngora. “El desarrollo de cálculos de ingeniería, de estructura, de iluminación, las soluciones, etc. son absolutamente mexicanos. Los paneles son todo un desarrollo en sí mismos, que se manejan mecánicamente para acceder y trabajar con las luminarias. En la parte superior hay grandes niveladores para contrarrestar los movimiento telúricos o fuertes vientos a los que estamos expuestos, que se calibran automáticamente de acuerdo a la intensidad de la fuerza que reciben. Hacía abajo, después del piso menos 9, hay 50 metros de excavación para hacer esta estructura absolutamente sólida. Todo esto es tecnología e implementaciones generadas en México”.

estela-iluminet

“No te imaginas dónde estoy… en la base de Estela de la Corrupción”, casi grita a través de un celular un visitante anónimo, a alguien al otro lado de la línea, y agrega a continuación: “Esto está padre; no puedes dejar de venir a verla”. Otros comentan en voz alta, se asombran o silban con evidente admiración ante la danza de luces y sombras que suben veloces para caer en vertiginosa picada; algunos mueven la cabeza en gestos negativos y de desaprobación… Sólo que algo se hace evidente, es un espacio, un evento que no permite la indiferencia. Incluso, ya ha sido bautizado como la Galleta Suavicrema gracias a la impronta popular con la que se han denominado otras obras reconocidas en la ciudad (El Pantalón, La Lavadora, El Snoopi).

Pero al margen de opiniones a favor o en contra, la Estela de Luz tiene una particular impresión en nuestra arquitectura, la ingeniería y las soluciones tecnológicas, que ponen de manifiesto qué tan capaces somos de pasar a la vanguardia en cuanto a retos tecnológicos se refiere.

¿Se incorporará, y convertirá, la Estela de Luz en un elemento arquitectónico emblema de nuestra ciudad y país?; ¿Pasará a formar parte de esos sitios, monumentos y obras de obligada visita en cada ciudad del mundo?; ¿Pasará a ser, como sucedió con la Torre Eiffel en su momento, de un lugar denigrado a uno venerado?; ¿Se apoderarán los mexicanos, de la gran ciudad y los que la visitan, de su espacio?

Es demasiado pronto para responder a estas preguntas, pero sin lugar a dudas ésta es una de esas obras que se gana, por derecho propio, un lugar en las referencias obligadas de una urbe. La Estela de Luz es un proyecto de iluminación único en su tipo que  tiene todos los elementos que hacen de ella un referente de los tiempo que vivimos.

estela-iluminet

4 comentarios en “La Estela de Luz, más allá de la polémica

  1. Faltan otras preguntas :
    Que tan grandes son la huella de carbono y la cuenta mensual de luz ? Se justifica esto en un pais donde la mitad de sus pobladores viven en la pobreza ?

  2. Me parece una obra arquitectónica digna de una gran ciudad y de un gran pais. es maravillosa por los retos arquitectonicos y tecnologicos para realizarla. Me gusta es algo bello

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: